Cada 30 segundos se produce un ciberataque. Los últimos con un denominador común: vienen de grupos españoles formados cada vez por gente más joven. La Policía alerta de que los ataques que afectan al bolsillo de los ciudadanos aumentaron un 400%. De la clonación de tarjetas a la suplantación de identidad.