Alberto, Jorge o Amaranta son algunos de los alumnos que el año pasado lograron la excelencia en la EBAU. Nadie mejor que ellos para dar buenos consejos.

Alberto logró la excelencia el año pasado en Sevilla. Su secreto fue mucha constancia durante todo el curso y algo fundamental en la recta final, quitarse de las distracciones del móvil. Se lo daba a sus padres y les decía que se lo entregasen de vuelta a las 19h de la tarde.

Jorge fue uno de los alumnos que mejor nota sacó en la pasada EBAU, un 13,895. Se examinó en Zaragoza y para él fue fundamental el mes previo a las pruebas. Prepararse con ejercicios concretos. Pero también son importantes los momentos de descanso y desconexión en la recta final.  

La máxima nota también la alcanzó Amaranta en Granada. Sacó un 14 en selectividad. ¿El propósito? sacar el máximo rendimiento a unas pruebas que tienen la llave de acceso a la universidad. Iván hace un año rozó el 14 en Galicia. Y en días en los que los nervios afloran, hay que aprender a controlarse. Estar tranquilos para poder rendir al máximo. Son ejemplos de cuatro alumnos que, con esfuerzo y constancia, dieron con la clave en la prueba.