Así se come en el restaurante abierto por el primer ganador de Masterchef: apreciación de los clientes y "una experiencia recomendable"

Corría el año 2013 y a España llegaba un formato televisivo culinario que ha terminado siendo un éxito

Alcachofas con gambas.

Alcachofas con gambas. / Shutterstock

Corría el año 2013. A España llegaba el fenómeno televisivo MasterChef. Nada que no esutviera inventado, pero que ya se sabía -o se intuía por la repercusión de otros países- que iba a ser un éxito. Hasta el punto que el programa sigue, a día de hoy, en emisión y que ha creado diferentes ediciones: celebrity y junior, además del general.

¿En qué consiste el programa por si nunca lo has visto? Es un talent culinario que ha capturado la atención de millones de espectadores y que sigue atrapando a la audiencia temporada a temporada. También porque además de ver cocinar a los aspirantes, son muchos los reconocidos chefs de prestigio que visitan en cada edición el programa y cuentan sus 'batallitas'.

La primera edición no solo estableció un nuevo estándar para los programas de cocina, sino que también lanzó al estrellato a Juan Manuel Sánchez, el primer ganador del programa. Esta victoria no solo cambió su vida, sino que también inspiró a una nueva generación de cocineros aficionados a perseguir sus sueños gastronómicos.

¿Cómo funciona MasterChef?

MasterChef es una competencia culinaria que pone a prueba a cocineros amateurs a través de una serie de desafíos que evalúan sus habilidades, creatividad y capacidad para trabajar bajo presión. También lo ha hecho con niños de diferentes edades y con algunas celebridades de este país.

El formato, que ha sido un éxito en muchos países, se caracteriza por su mezcla de drama, emoción y, por supuesto, cocina de alta calidad. Los concursantes se enfrentan a pruebas que van desde la preparación de platos complejos hasta la gestión de restaurantes pop-up, todo bajo la atenta mirada de un jurado de expertos en la gastronomía.

Juan Manuel Sánchez, el primer gran triunfador

Entre los muchos concursantes talentosos de la primera temporada, Juan Manuel Sánchez, un joven cocinero amateur de Albox, Almería, destacó por su humildad, dedicación y habilidades culinarias. A lo largo de la competencia, Juan Manuel mostró una capacidad notable para aprender y adaptarse, enfrentando cada desafío con determinación y creatividad.

Juan Manuel comenzó su camino en MasterChef con un enfoque sencillo pero efectivo: aprender de cada experiencia y aprovechar al máximo cada oportunidad. Su origen humilde y su falta de formación formal en cocina no fueron impedimentos para que demostrara un talento innato y una pasión genuina por la gastronomía. Desde los primeros episodios, Juan Manuel impresionó a los jueces con su capacidad para preparar platos sabrosos y bien presentados.

Uno de los momentos más memorables de la temporada fue su desempeño en la prueba de eliminación en la que los concursantes debían replicar un plato complejo del chef Jordi Cruz. Juan Manuel no solo consiguió replicar el plato con precisión, sino que también añadió su toque personal, ganándose los elogios del jurado y asegurando su permanencia en la competencia.

El restaurante de moda en Albox que gestiona Juan Manuel

La vida de Juan Manuel cambió por completo tras el programa y este chef pudo dedicarse en cuerpo y alma a su pasión: la cocina. Hasta el día de hoy, cuando al fin y después de trabajar para diferentes personas se ha aventurado a montarse su propio negocio.

Ahora regenta la Taberna Topares, en Albox. De momento, pese a llevar poco tiempo abierto y tener pocas reseñas, todas son positivas. Cocina española. Los visitantes que de momento ha tenido, lo corroban. Es un campeón. "Cocina de calidad, tradicional".

"Calidad sorprendente", "fuimos recomendados por unos amigos y el restaurante cumplió todas las expectativas que teníamos. La carta es variada, pero sobre todo sorprende por la calidad de los productos frescos". "Sitio de parada obligatoria para comer platos de verdadera calidad. La variedad que hay , el cariño que le ponen y la atención que prestan se nota desde el momento en el que entras al local. Un sitio maravilloso para aquellos a los que le guste comer bien".

Y entre las apreciaciones, un detalle bonito. El día de la madre regaló a todas las mesas una rosa. Así da gusto.