Las tres carnes que los médicos piden que no comas: son muy malas

Los expertos recomiendan reducir su consumo para tener mejor salud

Chuletón, imagen de archivo

Chuletón, imagen de archivo

Uno de los alimentos más ricos en nutrientes y más deliciosos es la carne. Si bien existen personas que por ética han decidido evitarla a toda costa en su dieta, estas personas acaban necesitando reforzar su alimentación para sustituir estos nutrientes con comprimidos extra.

La base de toda alimentación la encontramos en el equilibrio principalmente entre hidratos y proteínas. Sobre la carne hemos escuchado de todo e incluso hay quien se empeña en vincularlo con el cáncer con argumentos sin base científica.

Lo cierto es que todo médico y nutricionista profesional sabe que la carne es vital para aportarnos proteínas de buena calidad desde que somos pequeños y hasta el fin de los días. Los micronutrientes tipo zinc, hierro y diferentes vitaminas que aporta nos ayudan al crecimiento y mantenimiento de la musculatura. Eso sí, como todo, no debes pasarte.

Pero, ¿cómo afecta la sobre alimentación basada en la carne en nuestro organismo? Un estudio reciente de la Universidad Autónoma de Madrid ha dado respuesta a algunas preguntas al respecto que hasta la fecha quizás no estaban del todo claras. Por un lado, se ha tenido en cuenta el aporte de proteínas y de nutrientes esenciales de la carne, pero también las consecuencias de su consumo para nuestro organismo.

En las primeras conclusiones se estima que un alto consumo de carnes procesadas tales como:

  • Bacon
  • Salami
  • Salchicha

(...) están relacionadas directamente con el deterioro físico. Ellen Struijk, investigadora de la mencionada universidad, asegura que "el efecto beneficioso de las proteínas de calidad de la carne desaparece si esta carne está procesada". Según la Organización Mundial de la Salud "se considera procesada "cualquier tipo de carne que ha sido transformada con salazón, curado, fermentación, ahumado u otros procesos que ayudan a mejorar el sabor y a preservar el alimento".

Por tanto, estas son las tres carnes que has de evitar consumir con frecuencia por tu bienestar fisico:

Carnes procesadas

Un estudio de Harvard incluso relacionó una mayor ingesta de proteínas de carne roja y procesada con un aumento del riesgo de muerte respecto a quienes las consiguen de alimentos vegetales. Así, estas últimas resultaban más protectoras en pacientes que tenían algún hábito de riesgo como fumar, ingesta excesiva de alcohol, sobrepeso u obesidad e inactividad física. Esto demuestra cierta manipulación al englobar ambos productos, ya que lo peligroso radica en abusar de la carne procesada. Recordemos que entre los procesados destacan para mal las salchichas (hay países como Alemania donde tienen unos controles muy superiores a los de España), ahumados o embutidos. Básicamente, todo aquella que haya pasado por algún proceso de transformación para mejorar su sabor y, sobre todo, conservación.

La Organización Mundial de la Salud calculó que consumir 50 gramos de productos como salchichas o beicon al día aumentaba la probabilidad de desarrollar cáncer colorrectal en un 18% a lo largo de toda la vida. ¿El motivo? Que productos como estos pueden haber sido tratados con químicos como nitratos y nitritos que se utilizan como conservantes y fijadores de color, contando con agentes cancerígenos.

Carnes rojas

Al respecto, también cuidado. Han estado asociadas a un mayor riesgo de tener enfermedades cardiovasculares e incluso algunos tipos de carne roja. Eso sí, se recomienda un consumo moderado porque son:

  • Fuente de proteínas
  • Nutrientes esenciales

Sería conveniente, de acuerdo a los expertos, sustituirla por opciones más saludables y magras.

Embutidos

Se trata de uno de los tipos de carne procesada más consumidos en España como el lomo embuchado, el chorizo o la morcilla: estas variedades se caracterizan por tener un alto nivel de grasas saturadas y aditivos poco saludables cuyo consumo puede incrementar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.