El aguacate es una fruta única con grasas buenas; es decir, aunque tiene grasas, estas son saludables para el cuerpo y no elevan los niveles de colesterol LDL (malo). Además no contiene azúcar, pero sí es una buena fuente de fibra.

Pese a lo que se suele asegurar, los aguacates están libres de sodio, azúcar y colesterol. De hecho, para reducir las calorías sin necesidad de pasar hambre y controlar el peso, reemplaza algunos alimentos con más calorías por alimentos con menos calorías que contengan agua y fibra y sean más saciantes, como el aguacate, cuyo 79% del peso de un aguacate es fibra y agua. Además, las dietas ricas fibra pueden reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, obesidad y diabetes tipo 2.

Estos son los aspectos que debemos atender:

  • Si la piel se hunde cuando simplemente estamos tocando el aguacate quiere decir que está muy maduro
  • Si la piel se ha ennegrecido ese aguacate ya no se debe comer.
  • Si la carne del fruto por dentro es marrón o negra, quiere decir que está en mal estado.
  • Si su sabor o su olor es desagradable, haz caso a tus cinco sentidos y tíralo.