Ha pasado de ser una estrella de Telecinco, a la altura de la mismísima Belén Esteban, Kiko Matamoros o Kiko Hernández, a que desde su entorno más cercano le recomienden urgente ayuda psicológica si no quiere "acabar mal".

Nos referimos a Miriam Sánchez, también conocida como Lucía Lapiedra cuando se dio a conocer en el mundo del cine para adultos. A partir de ahí, y tras convertirse en pareja de Pipi Estrada, se convirtió en uno de los rostros más populares de la pequeña pantalla e incluso ganó una de las ediciones de ‘Supervivientes’.

Con el popular periodista deportivo, ahora metido también en facetas de la prensa del corazón, tiene una hija de 14 años, pero la joven vive con su padre pues Miriam Sánchez no está en condiciones de ocuparse de ella.

Tanto es así que Pipi Estrada contó en el diario ABC uno de sus últimos y preocupantes encuentros con Miriam. Y es que, según explicó, tras montar un numerito en dos bares, donde tiró varios objetos y dos mesas, fue más tarde al domicilio de su expareja dónde la cosa casi pasa a mayores.

"Qué pena. Apareció en mi casa en un estado deplorable. Estaba mi hija delante, intentamos controlarla. Cogió dos cervezas de la nevera. Quiso tirar un cuadro por la ventana. Mi hija le dijo: 'Cómo bebas una cerveza, no me vas a volver a ver nunca más'. Es muy triste ver como una mujer brillante se autodestruye. Esto es la autodestrucción de la mente y del cuerpo, señaló Estrada.

Si Miriam no se pone en manos de profesionales acabará muy mal. Ya no estamos juntos pero es la madre de mi hija. Es mi familia y lo que le pase a ella me afecta”, subrayó el periodista.

El mismo medio apuntaba que Sánchez se estaba preparando para ir a vivir a las Canarias con su nuevo novio y que, aunque había tenido varias ofertas de televisión, quería cambiar de vida y las había rechazado con el objetivo de buscar una mayor estabilidad personal.

Depresión y drogas

Algo que no es nada nuevo pues en 2015 ya tomó la decisión de alejarse de las cámaras y de la presión mediática para concentrarse en una vida más tranquila. Incluso hizo un curso de Tanatoestética y Tanatopraxia.

Años después, en 2019, reapareció ‘Sábado Deluxe’ para explicar que había pasado una depresión y que había estado enganchada a las drogas. Lo hizo con una actitud positiva y dispuesta a dar un nuevo giro a su vida, algo que parece no ha terminado de conseguir y que todavía sigue intentando.