Con el acuerdo en la mano sobre la custodia de Milan y Sasha, los dos hijos nacidos de la relación entre Shakira y Gerard Piqué, la cantante colombiana va cerrando esos flecos de lo que ha sido su vida en Barcelona con vistas a iniciar una nueva en Miami. El último gesto que ha hecho la cantante ha sido darse de baja del palco privado que tenía en el Camp Nou, que utilizaba para ir a ver jugar al defensa blaugrana, junto a sus dos hijos y a Tonino, su hermano y representante.

La ruptura con Piqué y la inesperada despedida del Barça del futbolista son motivos más que suficientes para que Shakira haya tomado esta decisión. Nada le une ya al club, más allá de que sus dos hijos llevan en la sangre el amor por los colores que durante tantos años defendió su padre. Y más cuando la intención de la colombiana es poner rumbo cuanto antes hacia Miami. Piqué dispondrá de sus hijos 10 días al mes y dos de cada tres días en los tres periodos vacacionales que rigen en Estados Unidos, más allá de la Navidad. Ese es el pacto que han alcanzado el futbolista y su hasta ahora pareja, Shakira, referente a la custodia de sus hijos, cuyo bienestar ha sido la gran prioridad para ambos. La decisión de jugador de colgar las botas ha sido determinante para que se desencallaran en las últimas horas unas negociaciones que llevaban meses sin grandes avances. 

Shakira, en una foto de archivo, en el Camp Nou. SD

Los últimos meses han tenido lugar varias reuniones entre los abogados de la cantante y el futbolista para intentar establecer las condiciones de su separación. Tras varios intentos frustrados, parece que la expareja por fin ha llegado un acuerdo en el que uno de los puntos más destacados sería que Shakira podrá vivir junto a sus hijos en Miami. Desde que se separó del deportista, la cantante habría tenido claro lo de querer mudarse al otro lado del charco para hacer una nueva vida en uno de sus lugares favoritos, en el que viven muchos de sus amigos y compañeros. Y pese a que parecía que en un primer momento Piqué se negaba, ahora habría accedido. Así que todo apunta a que Shakira podría mudarse pronto a la espectacular mansión que tiene en Miami.

Un cambio de vida

Ahora la vida va a ser distinta para los Piqué-Mebarak. Shakira tiene previsto dejar Barcelona tras las navidades y, por lo que se sabe, Shakira y Piqué han puesto la casa de Esplugues, el hogar familiar, a la venta. También se pondrá a la venta la casa contigua en la que están residiendo, hasta el momento, los padres de la colombiana, William y Nydia, ahora que al señor Mebarak ya le han dado el alta del hospital. Todo parece indicar que los padres de Shakira también se instalarán en Miami, ya que la colombiana siempre ha querido tenerlos cerca.

Inicialmente, se habló de que Piqué le compraría a Shakira su parte de la casa familiar, pero no va a ser así. Quizá Clara Chía no desee vivir en el que ha sido el hogar familiar de Piqué y Shakira, así que, por el momento, Gerard Pique y su actual pareja se han instalado en el tríplex que el exjugador tiene en la calle Muntaner de Barcelona, el que fue su piso de soltero.

La mansión de Shakira en North Bay Road Drive (Miami Beach). SD

Una mansión de 750m2

La cantante se hizo con esta mansión en el año 2001, y aunque en un momento dado la puso a la venta, después decidió retirarla del mercado y seguir siendo la propietaria. Algo que hoy agradecería puesto que encuentra en esta vivienda el lugar en el que podría emprender una nueva vida sin Gerard Piqué. Se trata de una mansión que se sitúa en una de las zonas más exclusivas de Miami Beach y que está equipada con todo tipo de lujos. A sus 750m2 no les falta detalle, y ella misma se encargó de reformarlos a su gusto hace unos años.

Entre sus vecinos más aclamados nos encontramos a Jennifer López y Ricky Martin entre otros muchos. La de Barranquilla llevó a cabo una reforma al completo que revalorizó la casa a los diez millones. Cuenta con seis dormitorios, siete cuartos de baño, gimnasio, sala de juegos y una cocina completamente equipada.