El sector sanitario fue el más golpeado por el coronavirus en España, con más de 50.000 profesionales de la medicina y la enfermería contagiados. Además, cerca de un centenar han muerto. Entre las secuelas que deja el COVID-19 hay de todo tipo, pero según afirma la página especializada WebSalud, el caso de Mike, un enfermero estadounidense, ha sido de los más llamativos.

Se trata de un hombre de mediana edad, acostumbrado a machacarse en el gimnasio y con una musculatura muy por encima de la media. Por su trabajo, el riesgo de contagio era mayor… y así fue. Mike permaneció seis semanas con una traqueostomía y durante ese tiempo perdió prácticamente toda su musculatura y grasa. La foto lo dice todo.