España es uno de los principales países productores de fruta a nivel mundial. Y la fruta es siempre, por dulce que sea, una de tus aliadas para incluir en tu dieta y conseguir adelgazar rápido. Hoy escribimos sobre uno de los superalimentos de moda: el mango.

Se trata de un superalimento dulce, carnoso, de color amarillo por dentro, que se cultiva en Canarias y, aunque sí se trata de una fruta tropical, no es el plátano. Huele a verano y lo podemos encontrar en los mercados durante una larga temporada, casi cinco meses, entre mediados de julio y principios de noviembre. Se trata del mango.

Alimentos dulces que sí permiten las dietas: el mango SD

Como la mayoría de los superalimentos, el consumo de mango puede ayudar a reducir la grasa corporal y controlar el azúcar en la sangre. Natural del Sudeste Asiático, donde se cultiva desde hace varios milenios, el mango constituye un potente talismán para nuestra salud, porque está cargado de nutrientes -aminoácidos, vitaminas y minerales- de gran valor terapéutico y antioxidante, algo que lo convierte en elixir de juventud. Hay muchas razones para no dejar pasar la oportunidad de comer mango.

Fuente de vitaminas

La pulpa del mango posee altas dosis de las tres vitaminas de mayor poder antioxidante, que son la A, la C y la E. Por este motivo, ayuda a prevenir y combatir trastornos degenerativos, como el cáncer o las enfermedades cardiovasculares.

Su alto contenido en betacarotenos, los pigmentos responsables de los colores amarillos y naranjas, son un aliado en verano. El betacaroteno, que en parte se transforma en vitamina A en el proceso digestivo, te ayuda a proteger la piel de quemaduras del sol y contribuye a darte un saludable color dorado.

El mango incluye las vitaminas A, C y E SD

Digestivo

Se puede consumir crudo, mezclado con otras frutas o con platos de proteínas, ya sean carnes o pescados. Otra forma de tomar mango es licuado en zumos, solo o con otras frutas, y también es posible cocinar el mango, para hacer compotas, mermeladas o salsas. Aquí tienes una receta con mango que te resultará fácil de hacer y muy nutritiva: tartar de aguacate y mango, con tomate.

Entre otros beneficios, el mango mejora la digestión de las proteínas y refuerza la microbiota intestinal. Esta propiedad, conocida ancestralmente en los países del Sudeste Asiático, es la responsable de la costumbre de finalizar las comidas con un postre de mango o consumiéndolo al natural. En la India, por ejemplo, se toma lassi, un batido de yogur y mango aromatizado con cardamomo o canela, en las comidas para ayudar a la digestión.

Guardian del corazón y del cerebro

Al tratarse de una de las frutas con mayor contenido en ácido fólico -solo tienen más el lichi y la fresa- contribuye a cuidar tu sistema cardiovascular y por extensión tu corazón y tu cerebro. Si se toma con frutos secos o en recetas de pescado azul, como el ceviche de atún, actúa como preventivo ante el infarto y el ictus.

Una de las formas de tomarlo en las comidas es como aderezo. De la India también nos viene el conocido mango chutney, una salsa de mango, que contiene vinagre, especias y azúcar, y que sirve de acompañamiento de platos de carne y pescado.

Te puede interesar:

Potenciador de las defensas

El mago se revela como un potente impulsor de las defensas del organismo, gracias a su elevado contenido en compuestos fenólicos, hierro y las ya mencionadas vitamina A y C. En cuanto al hierro, posee una quinta parte de la dosis que se necesita al día, algo que viene muy bien a las mujeres que sufren reglas abundantes. También resulta interesante para fortalecer las defensas de los fumadores.