Tic, tac, tic, tac. El verano está a la vuelta de la esquina y ahora nos entran prisas por adelgazar. Pues milagros a Lourdes, pero truquitos a mí. Toda ayuda es bienvenida para tratar de reducir esa barriga que has estado alimentando durante todo el año, confinamiento o teletrabajo mediante. Son muchos los atajos de los que podemos hablar y te contamos en nuestra sección 'Trucos para adelgazar'.

Uno de los nutricionistas más seguidos en redes sociales (“Mundo en forma” en Instagram) ponía un ejemplo muy gráfico hace apenas unos días. El aceite de oliva virgen extra (AOVE) es uno de los mejores productos que puedes consumir por sus propiedades nutritivas pero debes hacerlo de forma controlada. Cuatro cucharadas al día, por ejemplo, te aportarán 360 calorías.

La clave es que esas calorías sean “bien aprovechadas”. Sin duda si usas esas cucharadas para preparar un desayuno rico y nutritivo será mucho más beneficioso que si desayunas dulces como alto valor calórico y poco valor nutricional que lo único que van a hacer es engordarte y sumar calorías vacías a tu dieta. Además así tendrás menos hambre y caerás menos en el “picoteo” de media mañana.

Te puede interesar:

La primera clave es consumir siempre y en toda circunstancia alimentos naturales. Es decir, aquellos que no han sido procesados y que por tanto no contienen grasas ni calorías difíciles de quemar. También tienes que renunciar al alcohol y a otro tipo de bebidas como las azucaradas que a tu cuerpo no le van a aportar nada. Y por último debes moverte más. ¿Cómo? Cambiado de hábitos. Vete a la cama un poco antes para poder madrugar más y caminar antes del trabajo. Dedica 15 minutos después de la comida y la cena a dar dos pequeños paseos. Y, sobre todo, intenta subir más escaleras. Esos son los únicos trucos para adelgazar. El resto son agresiones a tu cuerpo que le pueden costar caras a tu salud.