Existen dos motivos principales por los que la gente acude al gimnasio. Por un lado están los que pretenden perder peso y por otro los que quieren ganar músculo. Es a grandes rasgos, pero seguro que te encuentras en uno de estos dos grupos. Vamos a centrarnos en las pesas, sea cual sea el músculo a entrenar o el peso a levantar. Da lo mismo.

Existe un truco para ganar más músculo con el mismo ejercicio. Es algo tan sencillo como centrar toda tu atención en el músculo en concreto. Por ejemplo, si estás levantando pesas con los brazos con el propósito de aumentar tus bíceps, céntrate en ellos. Fíjate bien en cómo se estiran o contraen con el movimiento, cómo se marcan las venas o cuánto aumenta el tamaño del mismo en cada subida.

Esto no es un rumor o una técnica de boca a boca, sino que está respaldado por unos investigadores daneses. Se analizó el nivel de activación del tríceps y pectoral durante el típico press de banca: "Cuando se ponía el foco en los tríceps, se activaban más, cuando se ponía el foco en el pectoral, se activaba más". No se trata de mirarlo mientras piensas en el Motomami de Rosalía. Debes dirigir tu foco mental al músculo que estás entrenando.