La siesta, la costumbre de 'tapear', la poca puntualidad, algunas festividades y la presencia de pan y aceite de oliva en todas las comidas son otras de las tradiciones que siguen sorprendiendo a los turistas.