29 de julio de 2018
29.07.2018
DESTACADOS
COTIF 2018

El Cotif homenajeará a Nacho Barberá que jugó el Promeses

La organización del torneo recuerda al jugador de la UD Alzira

29.07.2018 | 12:17
Nacho Barberá, a la derecha con camiseta roja, con el Cholo Simeone en una edición del Cotif.

El COTIF estará para siempre de duelo por la muerte de Nacho Barberà, el jugador ribereño de catorce años de la UD Alzira que murió durante un partido en Ontinyent, consternando al mundo del fútbol. Barberà jugó el Promeses con el club blaugrana, demostrando su jerarquía y su calidad, siempre presente en el campo.

El futbolista falleció por un paro cardíaco cuando jugaba un partido de la categoría Preferente cadete en el campo de la Purísima de Ontinyent, contra el Sport Base de la capital de la Vall d´Albaida. El jugador, que no se encontraba en la zona de acción del juego en ese momento, cayó tendido al terreno de juego. Le sacaron la lengua para evitar un posible ahogamiento pero enseguida comprobaron que su corazón había dejado de latir.

Capitán del Cadete B

El SAMU, que llegó rápidamente, intentó reanimarlo durante veinte minutos y lo trasladó rápidamente al hospital general de Ontinyent donde no se pudo hacer nada por salvarle la vida. La UD Alzira agradeció el trato recibido por los trabajadores del centro hospitalario así como la compañía continua de miembros del SB Ontinyent, club que ya sufrió esta misma situación hace tres años, cuando su juvenil Óscar Martínez falleció a los 17 años en idénticas circunstancias.

Nacho era el capitán del Cadete B azulgrana y jugaba como extremo derecho. Desde bien pequeño formó parte de la familia alzirista como jugador, cantera de la que también formó parte su padre, Fernando, que es el directivo responsable del fútbol base. Nacho era un joven muy querido tanto en la cantera blaugrana como entre sus compañeros de colegio y amigos.

El suceso causó conmoción y en pocas horas el comunicado realizado por el club en sus redes sociales fue compartido miles de veces. El club recibió las condolencias de numerosos aficionados y clubes de toda España, algunos tan lejanos como el Extremadura de Almendralejo.

El Ciutat d´Alzira anunció que sus jugadores disputarán sus partidos con un brazalete negro. Precisamente en este campo empezó a dar sus primeras patadas al balón, siempre como futbolista de la UD Alzira, junto con su media naranja futbolística, Jesús López, quien afirmó que no había perdido «un amigo, sino que he perdido un hermano».

Su entrenador, José Luis Vidal, lo nombró capitán de su equipo la temporada pasada porque «era un ejemplo para sus compañeros. Era muy especial para el equipo y para el club. Venecia –lugar de entrenamiento del fútbol base blaugrana–era su segunda casa. Era muy alegre y nunca tenía una mala cara. Siempre defendía a sus compañeros y entrenadores. Era el típico jugador de club que hace falta en todas las entidades».

Nacho Barberà jugaba en la banda derecha, principalmente como interior derecho «aunque su capacidad de trabajo y solidaridad permitían que lo alinease también como lateral. Tenía muy buen golpeo de balón tanto en centros como a balón parado. Era todo entrega, trabajo y pundonor. Se lo dejaba todo en el campo», explicó José Vidal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en... 

Enlaces recomendados: Premios Cine