07 de septiembre de 2020
07.09.2020
Superdeporte

Disparidad de criterios en el acceso de padres al fútbol base

Instalaciones públicas y privadas aplican distintas medidas en función de su protocolo; se prohíbe más del 75% del aforo, pero no hay una prohibición expresa de acceso de espectadores en amistosos

07.09.2020 | 22:28
Una imagen de padres mirando desde fuera en las instalaciones del Valencia CF.

Primera semana de septiembre y ahora sí que han empezado a jugarse encuentros amistosos de verdad. Más de 150 regulados federativamente se han disputado en el que llevamos de mes después de que en agosto fueran apenas de medio centenar. Las dudas sanitarias todavía referentes al COVID-19 así como los requisitos que se piden por criterios médicos desde federación (protocolo de la instalación, listado de todos los jugadores, etc...) hicieron que inicialmente los equipos tuvieron dudas, pero despacio se recupera la normalidad, o mejor dicho, la nueva normalidad. Esa nueva normalidad nos deja imágenes de padres subidos a escalerillas o palés para ver los encuentros de sus hijos desde fuera de los recintos por tener restringido el acceso a los mismos, a pesar de que no en todos los campos la situación es la misma.

En el caso de las entidades con instalaciones privadas (pongamos los ejemplos imaginarios de Crack's o València CF) obviamente la decisión es unilateral por parte de la empresa o club. El equipo decide si los padres entran o no entran a las instalaciones y este fin de semana se podían ver imágenes como la de los padres en el Parque Tecnológico de Paterna subidos a escalerillas y palés para poder ver a sus hijos jugando en las instalaciones del Valencia CF, porque el club unilateralmente no permite el acceso.

Por otro lado a las instalaciones que pertenecen a Fundación Deportiva Municipal de València con concesión a clubes, a los cuales se les ha pedido un decálogo de normas de protocolo, todavía tienen una disparidad de criterios. Así se han podido ver amistosos en el campo de San Marcelino con padres y público a la grada después de toma de temperatura y con mascarilla obligatoria, mientras que en Quatre Carreres algunos padres no han podido acceder al recinto mientras se jugaban los amistosos. Esta circunstancia no es consecuencia de diferentes protocolos (puede haber diferencias, pero esencialmente tienen que cumplir unos requisitos similares dentro de la legislación vigente), sino del tiempo que lleva la puerta abierta de cada instalación después del cierre inicial durante el estado de alarma. Así, las instalaciones que llevan ya alrededor de tres meses abiertas han establecido un protocolo que están llevando a cabo de forma efectiva (tomade temperatura en el acceso, mascarillas obligatorias, distancia social y en ningún caso se puede superar el 75% del aforo), pero las que abrieron más tarde (hace apenas un mes que están abiertas algunas) se puede decir que todavía están en fase de prueba y muchas optan por restringir el acceso al público, aunque desde FDM se espera que en las próximas semanas se recupere la "total normalidad", lo que quiere decir acceso con las normas antes mencionadas.

Por último están las normas de los municipios con ayuntamientos propios, en los cuales se ha optado por diferentes alternativas. La mayoría de consistorios han dejado en los equipos la decisión de permitir el acceso de público siempre que se cumpla la normativa, porque no hay ninguna restricción ni prohibición expresa taxativa. Algunos han decidido permitir el acceso de padres en categorías muy pequeñas con los niños (querubines, prebenjamines...), otros cierran de forma total a padres (en muchas instalaciones no se utilizan los vestuarios a pesar de que con un aforo reducido si que se podría con lo que su ayuda a los más pequeños no es necesaria) y otros apuestan por permitir el acceso hasta un 75% máximo con medidas de seguridad.

La normativa vigente más reciente por parte del Consell es una resolución del 17 de agosto hasta el 8 de septiembre que regula los acontecimientos que potencialmente puedan juntar más de 400 personas (a estas alturas casi ningún partido de fútbol base tiene ese volumen de espectadores). Se trata de un documento de Recomendaciones para Eventos y Actividades Multitudinarias por el cual hay que hacer una evaluación del riesgo del evento y recibir la autorización de la Dirección General de Salud Pública y Adicciones, todo dentro de las medidas del acuerdo del 19 de junio del Consell. Los clubes tienen que notificar la previsión de gente, la distancia que se podrá mantener entre personas, etc...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en...