El Pabellón Municipal de Paterna volvió a ser este viernes el mejor aliado del Levante UD FS para sacar adelante un partido ante el Manzanares FS que empezó perdiendo con un gol en propia puerta de Rivillos a los seis minutos y que acabó ganando por un ajustado 4-3 que le da alas de cara a afrontar la próxima semana la Ronda Elite de la Champions, en busca de un billete para la Final Four ante el Benfica, el Haladás VSE de Hungría y Uragan Ivano-Frankivskde ucraniano, del 1 al 4 de diciembre.

Diego Ríos salió de inicio con Fede, Maxi, Gallo, Hamza y Pedro Toro y aunque la suerte les dio la espalda pronto con un autogol, los locales no tardaron en reaccionar con dos tantos de Maxi (min. 14) y Roger (min.17). Antes, Pedro Toro tuvo en sus pies la más clara de los locales hasta ese momento en el minuto 13, con un disparo que desvió Dani Juárez. Los granotas le habían dado la vuelta al marcador, pero la alegría solo les duró un minuto, el tiempo que necesitó Álvaro para poner el 2-2 con el que se llegó al descanso.

En la reanudación y tras unas primeras ocasiones de Gallo y Roger, llegaron las expulsiones de Araça y Daniel, quedándose ambos equipos con un jugador menos durante dos minutos. Durante ese tiempo, los granotas tuvieron el dominio, acercándose con peligro a la portería defendida por Dani Juárez.

Las revoluciones y la tensión subían en la pista y la suerte y la fortuna le devolvió al Levante UD FS lo que le había quitado al inicio del partido con un gol en propia puerta de Velasco que les puso por delante a falta de diez minutos para el final (3-2, min. 30).

Aún había que sufrir mucho para asegurar los puntos en casa y un gol del reaparecido Rafa Usín tras su lesión dio tranquilidad al equipo un minuto después.

El Manzanares empezaba a arriesgar en sus posesiones en busca del milagro y llevó los nervios a Paterna. A falta de cuatro minutos para el final, Juanlu Alonso empleó a Antoñito como portero-jugador, y un minuto después Manu Diz recortó distancias con un taconazo desde el segundo palo para poner el 4-3 definitivo. Por suerte, los locales pudieron aguantar con un gran Fede y se mantienen invictos en casa, rompiendo la dinámica de dos derrotas seguidas.