El Levante FS recibe este miércoles en el pabellón municipal de Paterna al Jaén FS Paraíso en un duro partido, ya que se enfrenta al segundo clasificado después de caer eliminado en la Liga de Campeones. El equipo valenciano perdió el sábado ante el Benfica en la tercera jornada de la Elite Round en Portugal y se quedó apeado de la Final a Cuatro de la máxima competición continental de clubes.

Sin la Liga de Campeones, el Levante se centra ahora en la Liga, en la que no ha tenido un buen arranque de campeonato después de un balance de tres victorias, dos empates y cuatro derrotas. Enfrente tendrá a un Jaén, segundo en la tabla, que pretende aprovecharse de la necesidad de puntos de los granotas, que son undécimos y tienen que reaccionar si quieren situarse entre los ocho primeros en la primera vuelta y jugar la Copa de España.

El entrenador del Levante FS, Diego Ríos, tendrá que evaluar el cansancio de algunos de sus futbolistas después de haber jugado tres partidos en muy pocos días, entre el miércoles y el sábado pasado. Además, a las levantinistas se les añade el problema de las bajas. No podrán contar por lesión con Álex, Rubi y Raúl ni con el sancionado Araça. Los hombres disponibles y convocados por Ríos para el duelo de esta noche son: Federico Pérez y Néstor Berga (porteros), Maxi Rescia, Marc Tolrà y Cayetano (cierres), Rivillos, Rafa Usín, Gallo, Hamza y Roger (alas), y Pedro Toro y Juanjo (pívots).

Los jienenses se presentan en el pabellón de Paterna con 21 puntos en 9 partidos, con 7 victorias y 2 derrotas, contra el Osasuna Magna Navarra (4-2) y el FC Barcelona (3-0), el único compromiso en el que se quedó sin marcar.

El rival para el Levante no será sencillo, a pesar de que continuará con las bajas de los lesionados Mithyuê Linhares y Mauricio Guterres. El entrenador del Jaén FS, Daniel Rodríguez, advirtió de las dificultades del partido y dijo a los periodistas que su equipo visita «la pista del subcampeón de Liga con el objetivo de darle continuidad a la excelente línea de resultados, pero es un encuentro complicado» y en el que deberán de «estar concentrados para lograr un gran resultado».