10 de octubre de 2018
10.10.2018
POLÉMICA

Fiesta, estriptis y violencia... la noche perfecta de Kokorin y Mamaev

No es la primera vez que estos futbolistas internacionales la lían por su desproporcionado gusto por el descontrol

10.10.2018 | 21:35
Kokorin y Mamaev, amistades peligrosas

De donde no hay, no se puede sacar. Aleksandr Kokorin (Zenit) y Pável Mamáev (Krasnodar) son dos jugadores con talento, internacionales por Rusia y con suficiente fama y dinero como para poder vivir toda su vida de ello. Pero si sus piernas van por un alado y su cabeza por otro, el caos se apodera de todo los que le rodea hasta el punto de que la policía rusa detuvo este miércoles por vandalismo tras protagonizar una brutal agresión contra dos funcionarios y un conductor, además de destrozar un vagón de tren y mobiliario de una cafetería.

Según publica EFE, los futbolistas, que habían comparecido este miércoles en una comisaría moscovita para declarar tras el ultimátum impuesto por la policía, han sido detenidos en virtud del artículo 213 del código penal (vandalismo), que podría acarrearle hasta cinco años de cárcel. La condena podría ser mayor, ya que por un segundo ataque contra el chófer de un coche perteneciente a una presentadora de la televisión rusa, los futbolistas podrían recibir otros dos años de pena.

Hay que recordar que ambos jugadores ya levantaron suspicacias en su país al ser pillados en una lujosa discoteca de Mónaco junto a docenas de botellas de champán brindando al son del himno ruso. Todo correcto, salvo que fue nada más ser eliminados de la fase de grupos de la Eurocopa de 2016.



Todo empezó tras el partido

El domingo en San Petersburgo tuvo lugar un duelo entre Zenit y Krasnodar, donde juegan Kokorin y Mamaev. Ambos amigos viajaron en tren a Moscú y tuvieron la brillante idea de alquilar un vagón entero para ellos en el tren bala. Molestaron al chofer del tren, rompieron muebles y se tomaron todo alcohol disponible... "que para eso lo pagamos", debieron pensar los insensatos. Una vez abandonado el tren, accedieron a un club de estriptis de lujo, donde tras pasar un rato, decidieron ir a una cafetería en la que se produjo el violento altercado descrito anteriormente.

Según la prensa, el abogado de Mamáev pretende que la agresión protagonizada por su cliente sea calificada como un acto de vandalismo menor, lo que conllevaría una mera falta administrativa. El vídeo sobre los hechos deja clara la actitud violenta y desproporcionada contra la víctima, a la que tuvieron que socorrer entre varios testigos. A puñetazos y con una silla atacaron al hombre, que resultó ser un funcionario del Gobierno para pena de ambos desgraciados.

Mamaev, casado y con tres hijos, verá como su actitud le costará el matrimonio con la bella Alana, la cual ya habría comenzado con los trámites del divorcio que sin duda le supondrá todo un drama económino al díscolo futbolista del Krasnodar.


Kokorin, sin camiseta

Ante la resonancia que ha tomado el caso, la tienda oficial del Zenit en internet ha retirado la camiseta perteneciente al jugador, mientras ambos clubes se plantean rescindir los contratos que les unen a los futbolistas, que podrían incluso verse obligados a pasar un tiempo en la cárcel, si bien es cierto que nadie se atrevería a pronosticar esto último al tratarse de dos jugadores de élite adinerados y capaces de abonar cuantiosas multas.

El comportamiento violento de los jugadores ha sido condenado por el Kremlin, el Gobierno, la Cancillería, la Duma, el Ministerio de Deportes, sus clubes y leyendas del deporte ruso, además de unánimemente por la prensa deportiva y de información general.

Aprendiendo de errores pasados, ninguno de ellos disputó el pasado Mundial, en el que Rusia llegó a los cuartos de final tras eliminar a España, y tampoco habían sido citados para los partidos de la Liga de Naciones de esta semana ante Suecia y Turquía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook