08 de noviembre de 2018
08.11.2018
EUROPA LEAGUE

Prueba de fuego para el Villarreal CF

El Villarreal, que visita al Rapid Viena, no quiere trasladar sus problemas en LaLiga a Europa

08.11.2018 | 11:52

El Villarreal CF afronta el duelo con mucho que perder y poco que ganar. Con la sensación de que una victoria, pero con poca estética, servirá para mantener ese eco de dudas que sigue estando encima del banquillo. Mucho más tras el empate contra el Levante en La Cerámica, un estadio que todavía no ha ganado en Liga pero que curiosamente vio a sus jugadores hacer el mejor choque de la temporada ante el rival de hoy. Contra el Rapid Viena, con un 5-0, parecía que el grupo conectaba con su mejor versión pero la realidad está muy lejos de esa sentencia. Las dudas, a 8 de noviembre, continúan, pero una victoria en Austria y otra en Vallecas este próximo fin de semana, dejarían otro sabor de boca al grupo antes del parón de selecciones.

Además, al margen de la situación anímica, con los números en la mano el Villarreal se juega mucho en Viena. Todo está abierto en este Grupo G. El Rangers escocés y el Villarreal suman cinco puntos, dos más que el Rapid de Viena y sólo tres más que el colista, el Spartak de Moscú. Las opciones de los castellonenses pasan, así, por la capital austriaca ya que perder en Viena podría tener graves consecuencias, como verse de nuevo por debajo de su rival.

No es la primera vez que el Villarreal visita al Rapid, y los recuerdos no son buenos. En la fase de grupos de la Europa League de la temporada 2015/16 perdió por 2-1 con un tanto final de Stefan Schwab, así que poco debe confiarse este Submarino amarillo pese a la 'manita' de la ida en el Estadio de la Cerámica.

Los de Javi Calleja superaron con autoridad a los austríacos en la pasada jornada, con goles de Fornals, Ekambi, Barac (en propia puerta), Raba y Gerard Moreno, en un duelo que empezó con desacierto, algunos pitidos de la grada pero que acabó por reconciliar a jugadores y afición con la exhibición final.

Pero, desde entonces, el equipo ha vuelto a hundirse, lejos de salir a flote. Perdió ante el Alavés (2-1) en Mendizorroza, no pasó del empate (3-3) ante el Almería en la Copa del Rey y volvió a 'pinchar' en casa contra el Levante (1-1) en la última jornada de LaLiga, donde el equipo marcha decimosexto y muy cerca de la zona de descenso.

De nuevo, la Europa League puede ser una válvula de oxígeno para Calleja y para sus jugadores, que siguen buscando un mayor acierto ofensivo que les haga resolver más partidos a su favor. Ganar, además de acercarles al billete para las eliminatorias europeas, puede tener efectos en LaLiga. Todo lo contrario, no hará más que agrandar la herida y hacer crecer las dudas.

Enfrente tendrán a un Rapid de Viena que está, poco a poco, dejando atrás su mal arranque de temporada. Vivos como están en la Europa League, en la Liga austriaca llevan dos jornadas sin perder, con un triunfo y un empate, y han subido a la séptima posición, a 7 puntos del segundo y ya sin opciones de título por la aplastante superioridad del Salzburgo, a 19 puntos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook