07 de diciembre de 2018
07.12.2018

Una cuerda a la que agarrarse

Una victoria ante el Celta, tras el 8-0 en Copa, cambiaría el horizonte amarillo

07.12.2018 | 19:54

El 8-0 en Copa del Rey ha cambiado de alguna manera el ambiente que se vivía en el Villarreal. Es más, después del parón de selecciones, el conjunto de Calleja solo ha caído ante el Barcelona y lleva dos victorias en los últimos tres duelos. Eso sí, todo eso valdrá de poco si el duelo contra el Celta de Vigo no acaba con victoria amarilla y es que el descenso está a solo tres puntos. El rival no lo pondrá nada fácil porque su temporada no dista mucho de la realidad que vive La Cerámica. Por ello, el enfrentamiento se antoja un choque de necesidad y una cuerda a la que agarrarse para mirar hacia Europa más que al descenso, el gran objetivo de ambos al inicio de la presente campaña.

Los de Calleja llegan tras tres partidos con buenas sensaciones. El del Betis fue el inicio de todo. En Barcelona se frenó de alguna manera pero en Copa del Rey todo volvió a su cauce. Después de un partido de ida que abrió la caja de pandora, que generó cierto caos por el fondo y la forma. Y fue justo en los Juegos del Mediterráneo donde apareció un Chukwueze estelar para ganarse un puesto. Y a partir de ese instante, el nigeriano no ha dejado de hacer buenos partidos. Y de contagiar al resto. Sobre él recae el peso ofensivo con apenas 18 años y esa sensación de que cuando arranca arrasa con todo es el mejor aval para el duelo contra el Celta de Vigo. Porque el cuadro de Cardoso, como ya demostró contra el Huesca, sufre cuando el rival roba y sale rápido y ahí el africano es un peligro.

Junto a Samu estarán salvo sorpresa Cazorla, Fornals y Gerard Moreno para ser la punta de lanza de ese 4-2-3-1 con Cáseres y Trigueros sosteniendo por detrás. Con ellos y la defensa habitual, el cuadro amarillo buscará la victoria delante de su público, donde el Villarreal ha ofrecido hasta el momento muchas menos prestaciones que a domicilio, con una victoria en siete choques como local, la lograda ante el Betis hace dos semanas.

Por su parte, en el Celta de Vigo, la importancia de este encuentro para el futuro del equipo celeste animó al técnico Miguel Cardoso a realizar una rotación masiva en el once que alineó frente a la Real Sociedad, el pasado miércoles en la vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey. El portugués reservó a sus mejores futbolistas -Hugo Mallo, Iago Aspas, Maxi Gómez y Brais Méndez-, y a aquellos a los que rescató del ostracismo desde su llegada —Jozabed, Rubén Blanco y David Costas—, y su equipo cayó eliminado ante el equipo donostiarra. Con las piernas descansadas, el conjunto gallego buscará que Aspas, Maxi y Brais mantengan su estado de forma.

Optimismo desde el banquillo

El entrenador del Villarreal, Javier Calleja, dijo este viernes que su equipo debe certificar con victorias las sensaciones positivas de los últimos partidos y añadió que el partido del sábado ante el Celta es "vital" en este aspecto.
 
"Estamos en un buen momento, pero falta cerrar el año y eso pasa por ganar los tres partidos que nos quedan. Falta cerrar con resultados las buenas sensaciones que el equipo está transmitiendo, sería muy bonito pasar en todas las competiciones y estar cerca de los puestos europeos", dijo en rueda de prensa Calleja.
 
"Hemos pasado a octavos en la Copa del Rey y ahora llega en la liga un rival peligroso y con jugadores de mucha calidad que ha cambiado de técnico. Querrá sumar aquí para acercarse a los puestos europeos. Nosotros queremos ganar para alejarnos de los puestos de abajo y con ello acercarnos al Celta y también a esas plazas", añadió.
 
Comentó que el Celta cuenta con "muy buenos jugadores en ataque y que marca muchos goles", pero agregó que el Villarreal va a más y está creciendo, por lo que espera seguir en esa línea en este partido.
 
Del cambio de entrenador del Celta, calleja manifestó que llevan dos semanas con Miguel Cardoso, un tiempo que considera que no es mucho, pero ha podido ver sus partidos y el sistema de juego que utilizan, así como los jugadores que más están jugando.
 
"Creo que en dos semanas no es fácil producir un cambio grande en el juego y en el equipo, es más en el tema psicológico. Pero lo importante somos nosotros y debemos sacar lo mejor de nosotros mismos", explicó.
 
"El Celta es un gran equipo que por momentos realiza un buen fútbol pero como nos viene pasando a varios equipos se ven penalizados por errores o por no ser contundentes, pero es algo que nos está pasando a muchos equipos. Este año está todo muy igualado", añadió en su análisis del rival.
 
Asimismo, el entrenador del Villarreal destacó el rendimiento de todos los futbolistas con los que ha contado en los últimos partidos y que ha motivado que le están complicando su tarea a la hora de confeccionar un once inicial.
"Cada partido es un mundo, el otro día los que jugaron hicieron un gran partido y estuvieron extraordinarios, por lo que ahora mismo estamos contando con un buen rendimiento individual de todos, ya que los que jugaron en Barcelona también estuvieron bien", dijo.
 
Respecto a la línea ascendente del equipo dijo: "el partido del Betis es un referente, el de Barcelona competimos bien pese a perder y en Copa hicimos un partidazo, por lo que el equipo cuenta con referentes a los que agarrarse para poder seguir en la línea de los buenos resultados".
 
"Sumar dos victorias y te enganchas arriba y eso es lo que queremos hacer todos. Necesitamos regularidad y sumar victorias de forma seguida, algo que podemos hacer ahora con el Celta y después en Huesca. Sería muy positivo para el equipo y nos daría mucha confianza", concluyó Calleja.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook