01 de enero de 2019
01.01.2019

El año 'groguet' siempre empieza fuerte

El Villarreal no pierde en el primer partido liguero de enero desde el ascenso

01.01.2019 | 18:24
El año ´groguet´ siempre empieza fuerte

El efecto Luis García Plaza puede ir a más si se prolonga la dinámica de los últimos años. Año Nuevo, puntos asegurados. Y es que el Villarreal no ha perdido en el primer partido liguero de enero desde que volviera a Primera. De hecho, la última vez que cedió tras el parón navideño fue mientras militaba en Segunda y fue contra el filial del Barça (1-3 en La Cerámica el sábado 5 de enero de 2013). Desde entonces, y con el retorno a la máxima competición nacional todo han sido puntos: tres empates y dos victorias para comenzar el año sumando puntos al zurrón.

Y hacerlo este año podría suponer un punto de inflexión. Más que por la trascendencia de un punto en la clasificación -igualaría con el Athletic que marca la salvación-, por la entidad del rival: el Real Madrid. Ganar al conjunto de Solari, en horas bajas e irregular en LaLiga mimaría la moral 'grogueta'. Y no habría mejor forma de comenzar un mes vital para crecer en la clasificación, salir del descenso y comenzar a pelear por los objetivos marcados al inicio del curso. Por delante, Eibar, Getafe, Athletic y Valencia: un mes de enero asequible para escalar puestos en la tabla.

La fulminación de Calleja y la consecuente llegada de Luis García Plaza al banquillo del Submarino no ha podido mostrar efectos a corto plazo. El técnico madrileño solo se ha sentado en el banquillo del Villarreal dos encuentros y cuenta su estancia en La Cerámica por una victoria europea (2-0 al Spartak) y un empate (2-2 ante el Huesca). Pero ya no hay excusa, y el técnico afrontará el duelo ante el Madrid con tiempo para su preparación.

Precedentes de otros años


En la mente quedan los anteriores inicios de año. En 2014 se goleó 2-5 al Rayo en Vallecas con exhibición de Uche (triplete) y dos tantos de Perbet; en 2015 se sumó en Elx con dianas de Vietto y Uche. También se ganó en 2016 en Riazor (1-2) con doblete de Bruno Soriano, como también habría ocurrido si Messi no hubiera aparecido, en el descuento, para colar una magistral falta directar e igualar (1-1) en La Cerámica el tanto de Sansone en 2017. Además, en 2018 también se sumó un punto frente al Depor; valió el gol de Ünal. ¿Por qué no puntuar de nuevo ante el Madrid y comenzar un feliz Año Nuevo?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Un ejemplo de Afouteza e Corazón

LaLiga reconoció a la afición del conjunto celeste con el premio "Jugador 12" en la pasada temporada. Sin ellos hubiera sido imposible "A Nosa Reconquista"