19 de enero de 2019
19.01.2019
VILLARREAL - ATHLETIC
Villarreal Athletic Club

La primera final

El Villarreal necesita el triunfo ante un rival directo por eludir el descenso

19.01.2019 | 21:29
Cazorla junto a los aficionados que han arropado al equipo en el último entrenamiento.

El fútbol tiene narices. Llevan años en Vila-real haciendo méritos de sobra para dar una alegría a su afición y llegar a alguna final importante, pero la que este domingo se disputa en La Cerámica, sin serlo porque aún queda casi medio campeonato, es la 'final' más complicada y más desagradable de jugar. El conjunto local y el Athletic Club de Bilbao se miden en un duelo liguero que se ha calificado desde el club castellonense como tal, como una final, pero con el matiz de ser la primera de las muchas que deberá afrontar para salir de la zona de descenso. Se la juegan por tanto ante un rival, el Athletic Club, que hace nada estaba por detrás de los amarillos en la tabla, pero que ha reaccionado con la llegada de Garitano al banquillo.

Los de Luis García, penúltimos a cuatro puntos de la salvación y a cinco de los bilbaínos, no se pueden permitir perder, ya que una derrota podría alejarlos de forma peligrosísima de los puestos de salvación matemática tras una trayectoria en casa en la primera vuelta desastrosa que, de no mejorar, le pondrá la salvación imposible.
Luis García llega a la cita con las únicas bajas confirmadas de Morlanes y Bruno Soriano por lesión, y con la duda de Víctor Ruiz, quien arrastra molestias y cuyo consurso estará en duda hasta última hora. Además, el técnico alineará presumiblemente un once compuesto íntegramente por jugadores que o no participaron o no lo hicieron de inicio en el duelo copera del jueves ante el Espanyol. El asunto no está para bromas y Luis no expuso a los suyos porque la prioridad es LaLiga, y de su once en Cornellà se desprende que hoy la gran novedad será la ausencia en el once de Samu ChukWueze, cuyo puesto será ocupado por Ekambi. También tiene opciones de participar Manu Trigueros de inicio, si bien el concurso de este último, que no acaba de arrancar tras los problemas físicos que tuvo a finales de la pasada campaña y principios de esta, no está asegurado.

Ecuación lógica

Sea como fuere, los que jueguen no se pueden permitir ningún desliz y eso pasa por evitar, principalmente, las lagunas defensivas que se ven partido tras partido en un equipo que casi siempre marca goles, pero que también habitualmente encaja los mismos o más de los que marca. Así de matemático y así de sencillo. Es una ecuación lógica y así es imposible salir del pozo.

Por contra, el Athletic Club llega a la Cerámica en plena reacción que le ha permitido salir de la zona baja y enganchar una racha de buenas sensaciones y resultados que le permiten pensar en dar un golpe importante a un rival directo.

El Athletic quiere mantener ante el Villarreal la excelente racha que encadena en LaLiga con Gaizka Garitano, que suma 11 puntos de 15 posibles desde su llegada al banquillo bilbaíno. Al técnico vizcaíno solo le superan en los cinco partidos ligueros que lleva disputados los dos primeros clasificados, el Barcelona y el Atleti, con 15 y 13 puntos, respectivamente.

Con Garitano, que se hizo cargo del equipo en unos puestos de descenso que todavía tiene a únicamente tres puntos, el conjunto bilbaíno hizo buena lectura hasta de la Copa del Rey, en la que quedó eliminado en octavos de final aún ganando en Ramón Sánchez Pizjuán al Sevilla. Pero fue ya en un partido de vuelta casi intrascendente, después del 1-3 de la ida en la primera de las tres citas de la trilogía entre ambos equipos en menos de una semana en la que el Athletic acabó ganando dos partidos, algo inesperado. Los dos choques de Copa los jugó el Athletic con los menos habituales, con lo que Garitano mantiene fresco a un bloque titular que superó el domingo al Sevilla en La Catedral con claridad a lomos de una actuación portentosa de Iñaki Williams. Autor de los dos goles del 2-0 final en dos impresionantes cabalgadas. Con la 'pantera' e forma e Iker Muniain a su lado lanzándole, las bajas casi seguras de los clásicos Aritz Aduriz y Raúl García preocupan menos en Bilbao de los que lo harían en otras ocasiones. En un once inicial bastante claro a priori, la única duda en el Athletic es si entrará ya de inicio Ibai Gómez tras su regreso del Alavés.

Las peñas amarillas arroparon ayer a los jugadores en el tramo final de su última sesión previa al partido y hoy teñirán de amarillo la Cerámica con un mosaico. El objetivo es demostrarle a la plantilla que va a contra con el apoyo de la grada y que, como decía el lema lanzado por el club esta semana, juntos son más fuertes. Es el partido más importante de la historia reciente del club.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tamara Jiménez, del césped al Pizza Hut

La jugadora del Fundación Málaga CF se incorpora a la plantilla de empleados de esta pizzería situada en el Centro Comercial Vialia de Málaga