05 de agosto de 2019
05.08.2019
Superdeporte
ENTREVISTA

"En cadetes me rompí la tibia y el peroné, y pensé que no seguiría"

Pau, Torres, el 'kaisser' de Vila-real, ha sido una de las sensaciones de la pretemporada y podría empezar formando tándem con Albiol en el primer partido

05.08.2019 | 14:16
Un primer plano del canterano

Si Javier Calleja hubiera podido moldear con sus manos el arquetipo de defensa ideal para el estilo de juego que le gusta y que pretende implantar, es más que probable que no hubiera diseñado una escultura futbolística tan ajustada a su deseo como Pau Francisco Torres (16/1/97, Vila-real). Tan elegante en el terreno de juego, como la estampa que ofrece su 1,92 metros de altura y su discurso pausado y bien articulado. Juega con la cabeza levantada y posee una calidad notable que le aleja del central tosco al uso de otras épocas del fútbol. Cuando nació el Villarreal peleaba en Segunda División, pero su vida ha transcurrido acudiendo al entonces campo del Madrigal con el equipo de su vida siempre compitiendo entre los grandes, salvo un paréntesis de tres años dentro de las 20 temporadas que el club cumple en Primera precisamente el próximo 17 de agosto cuando el balón comience a rodar contra el Granada.
Si se habla del ADN 100% groguet, Pau es el ejemplo. Siempre ha pertenecido al Villarreal, incluso cuando estuvo cedido un año en el Málaga.
Esta es su 15 temporada en el Villarreal CF y todo apunta que cumplirá sus bodas de plata vestido de amarillo. El Kaisser de Vila-real seguirá la tradición de otros centrales históricos como Quique Álvarez, Gonzalo, Godín, Musacchio... No ha llegado de relleno y todo apunta a que puede empezar LaLiga formando un tándem en el eje de la zaga de un nivel altísimo con Raúl Albiol. Lo tiene todo para en un futuro tener su propia puerta en el estadio. Recuerden ese nombre: Pau Torres Francisco. Lo van a oír mucho en los próximos años.

-Nadie le tiene que explicar a Pau quien es el patrón de Vila-real, dónde comer bien en el pueblo o cómo es el bello paraje de la érmita...
-(esboza una sonrisa cómplice). No, no... Con esta que empieza sumo 15 años con el equipo de mi pueblo. Siempre he jugado en el Villarreal, salvo el año que me tocó ir cedido al Málaga. Empecé en prebenjamines con Luis Arnau como entrenador y después tuve a Pablo Ortells también. Son muchos años pasando por todos los equipos de la cantera.

-Me cuentan que siempre iba avanzado a su edad en los diferentes equipos del Villarreal, ¿no?
-En fútbol 7 siempre iba un poco por delante, después en fútbol 11 he ido quemando etapas como tocaba por mi edad. En el juvenil di el paso al filial B sin pasar por el C. Después dos años en el filial hasta marcharme cedido al Málaga.

-Su caso es totalmente inusual en el fútbol. Qué pocos chicos suben uno a uno todos los peldaños desde abajo hasta llegar al primer equipo. ¿Pau es una rara avis?
-Si, es cierto que el embudo cada vez se va cerrando más a medida que suben escalones en la pirámide y los técnicos seleccionan a los jugadores que consideran mas capacitados. Es normal que en la base haya más niños de la provincia o de la Comunitat por cercanía. Luego, a medida que superas etapas aumenta la competencia con nuevos jugadores, tanto nivel nacional o internacional, porque al final la cantera del Villarreal es una de las más potentes del país y los niños tienen ganas de venir y crecer en su carrera.

-¿En algún momento de tu trayectoria en el Villarreal estuviste a punto de no pasar el corte? ¿Pensaste algún año "aquí me quedo"?
-Bueno la temporada más dura fue en cadetes de primer año. Tuve una lesión bastante importante de tibia y peroné en un torneo en Inglaterra durante la pretemporada. Y sí que me perdí todo ese año, pero desde el primer momento el club me dio tranquilidad y confianza. Pasé toda la recuperación con el equipo y después al año siguiente, sin apenas casi jugar, continué en la primera línea de cadete y eso me dio una tranquilidad.

-¿Siempre has estado en tu casa, nunca en la residencia de la Ciudad Deportiva como otros compañeros tuyos?
-Siempre en mi casa con mis padres y mi hermano y eso también te ayuda a crecer en un ámbito familiar y te da más tranquilidad en todos los aspectos.

-Habrás visto muchos compañeros cuando eran más jovencitos que estaban fuera de sus casas y ello ¿debe influir en algunos momentos de la carrera de un jugador?
-Sí, veía compañeros que llegaban de la otra punta de España con 12 o 13 años y sufrías observando como lloraban a veces entre semana. A lo mejor jugaban mal un partido y no tenían a nadie a quien contarle nada, y eso te impacta un poco porque tú, por suerte, estabas en casa y podías contar con esos apoyos en momentos complicados, pero no todo el mundo poseía ese privilegio que yo tenía por vivir con mi familia.

-Eres un chico de casa que ha crecido de abajo y quizás uno de los males del fútbol sea ese divismo que se vive en él y empieza ya desde pequeño. Jugadores ganan mucho dinero desde muy jóvenes y se pierden y se estropean. Probablemente sea uno de los grandes problemas que tiene el fútbol base. Seguro que visto niños con mucha calidad que han acabando no llegando al fútbol profesional y se quedaron en el camino...
-Si es difícil darle un chico de 15 o 16 años un dinero y que sea capaz de administrarlo él solo. A mí me llamaba mucho la atención y al final lo piensas y es lógico que suceda. Por ejemplo, traes a un niño de Argentina que está allí con su familia y no ha vivido lo que pasa aquí y todo cambia. Posiblemente, él venga solo y empieza a cobrar 'equis' y es un niño que se ve con dinero y nadie le va a decir nada. Es muy complicado enseñarle a administrarse y muy difícil en la cantera saber guiar a los niños. Por suerte, el club cuenta con psicólogos y tutores que están al pie del cañón con los chicos que viven en la residencia y se preocupan a diario por todos ellos, pero aún así, alguno se te puede escapar. Es una labor complicada.

-En tu caso también lo has vivido porque siempre has destacado en todas las inferiores. El autocontrol que uno debe ejercer sobre sí mismo, cuando te dicen muchas veces que bueno eres y cuando los medios te asedien un poco, convierte en difícil saber manejar ese entorno. ¿Es tan importante controlar eso como ser buen futbolista?
-Debes tener en cada momento lo que toca, saber tener los pies en la tierra, la humildad necesaria... Yo considero como muy importante el ámbito familiar, que te controlen en lo económico y que estiren esa vigilancia hasta que cumplan años. Luego, el caso de los medios es cada uno como se lo tome, y es más difícil, por eso hay que llevarlo con mucha calma.

-Ese autocontrol, ¿tú también lo habrás llevado no?
-Al final algunos casos no le das tanta importancia y intentas evitar algunas situaciones. Pero a veces, si sale algo, los familiares te informan y es complicado abstraerte de todo, pero es algo que uno tiene que saber llevar con racionalidad y naturalidad.

-El año en Málaga, que es la tercera capital de España, con una presión tremenda, mucho medios de comunicación, aunque ahora el club esté en Segunda División, ¿ha supuesto un gran aprendizaje para ti?
-Es un club potente, una gran ciudad y una afición que exige mucho. Ha sido un gran reto que había que superar. Al estadio venían más de 20.000 personas muchos partidos. Esa presión te curte mucho como jugador.

-Villarreal es más pequeña y no tiene esa presión. ¿Distinto?
-Si es una pequeña diferencia que he podido notar. Estoy muy agradecido a la ciudad de Málaga, porque este año me ha ido muy bien y me ha ayudado a crecer, pero un club como el Villarreal tiene, aunque no lo parezca, una gran presión interna que se vive desde dentro.

-Y Ahora vas a jugar en el primer equipo del Villarreal. Todo el mundo está encantado contigo. ¿No hay muchos casos de jugadores nacidos en Vila-real?
-Sí, como siempre me lo dicen lo sé. Héctor Font, César Arzo y Xisco Nadal, que es de Mallorca, pero de pequeño estuvo por aquí. Es el sueño de cualquier niño que empieza jugando desde abajo, el momento de empezar una pretemporada con el equipo de tu ciudad de tu pueblo. Tenía ganas de empezar desde el inicio con el Villarreal y empezar a demostrar que puedo ganarme un sitio en este plantilla.

-Central zurdo, con calidad, salida de balón limpia, te convierten en un jugador que se adapta muy bien al perfil de defensa que quiere Calleja.
-Sé lo que pide el míster porque lo he tenido en otras etapas en el fútbol base. Por ahora estamos para aprender todos los conceptos y progresar día a día. Sé que la competencia es dura, tanto para mí, como para todos los que componemos esta plantilla. Y eso es lo que nos hará mejores.

-Para que no sea todo tan dulce. ¿Tienes que mejorar en agresividad y contundencia?
-Puede que así sea, pero eso se adquiere con partidos y ritmo de competición, pero espero que cuánto antes lo coja, mejor futbolista seré.

-Esta temporada, que empieza en 12 días, delante tendrás delanteros top en Primera División, ¿te asusta?
-Todos los equipos de Primera firman gol, porque eso es lo que les permitirá cumplir objetivos, pero yo ya estoy entrenando contra delanteros de primerísimo nivel en el Villarreal día a día y eso también me hace crecer. No me asusta, estoy preparado para ello.

-¿Se ha mejorado la competitividad dentro del grupo?
-Sí, hemos formados un grupo competente con varios jugadores por posición de mucho nivel y creo que eso nos hará fuertes y nos dará un potencial extra. Tenemos que estar muy unidos y cada uno aceptar su rol en cada momento, y siempre listos para sumar.

-El equilibrio entre juventud y es lo perfecto ¿Pau y Albiol son el ejemplo?
-Hay mucha gente joven con hambre y ganas de jugar en Primera División y después mucha gente veterana que nos está ayudando a los más jóvenes a adaptarnos desde el minuto uno. Jugar con Raúl Albiol es un privilegio, porque lo ha ganado todo en su carrera. Y un ejemplo de profesionalidad.

-La defensa y el juego defensivo se ha tuneado después de un año en el que se pasaron muchos problemas y se estuvo a punto de descender a Segunda...
-Por desgracia el año pasado sufrimos todos. Cuando un año no va bien se intentan cambiar y mejorar cosas, es normal. El club ha intentado potenciar la plantilla y creo que, de momento, lo están haciendo muy bien.

-¿Hay mucho talento en el Villarreal?
-Hay campeones de Europa y del mundo, internacionales con selecciones de Africa y Argentina. El potencial de esta plantilla es muy bueno y vamos a ir paso a paso, empezando con confianza la temporada. Y, como siempre dice el club, intentaremos lograr la permanencia que es el primer objetivo, y luego ya veremos, pero somos ambiciosos.

-Habéis empezado fuerte.
-Si es muy importante comenzar bien, incluso en los primeros partidos, estamos trabajando bien y solo hemos perdido un encuentro. La sensaciones son excelentes porque observo que todos tienen hambre de ganar.

-¿Que tal jugador es Ontiveros?
-Es un gran futbolista, con mucha clase y desborde, que le convierten en un jugador muy desequilibrante y peligroso para los rivales.

-¿Se retirará en el Villarreal?
-Acabó de empezar. Ojála pudiera jugar aquí toda mi carrera. Es el club de mi vida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.