El exfutbolista Michael Robinson ha muerto este martes a los 61 años de edad en Madrid, tras una larga lucha contra un cáncer que se había complicado en los últimos días. El conocido comentarista y leyenda en el mundo del fútbol fue diagnsticado con un cáncer en 2018 y durante meses logró contenerlo, incluso manteniendo su trabajo en diferentes medios de comunicación. En especial como comentarista de Movistar, donde conducía su prestigioso Informe Robinson además de en la SER. Con su muerte se va la voz de los partidos de fútbol en la televisión española.

Robinson fue un delantero clásico inglés con una larga carrera en las islas, desde el Preston North End con el que debutó con 17 años al Manchester City (79-80), Brighton (80-83) y finalmente la temporada de su vida, la 83-84 defendiendo al club de su corazón, el Liverpool, con el que ganó Premier League, Copa de la Liga y la Copa de Europa tras imponerse en la final contra la Roma. Al año siguiente cambió de aires, rumbo al Quens Park Rangers, para acabar en su otro equipo del alma, Osasuna, en 1987. Dos años después y habiendo sido internacional por Irlanda colgó las botas lastrado por una lesión de rodilla.

Presente en las últimas tres décadas de las retransmisiones futbolísticas por la televisión, Robinson formó una dupla inseparable con Carlos MartínezCarlos Martínez. Tuvo hasta un guiñol y se vanaglorió de un análisis inteligente siempre de todo el deporte y la actualidad con su inconfundible acento.

DEP Michael Robinson