El entrenador del Deportivo Alavés, Abelardo Fernández, dejó entrever tras perder ante el Celta que se plantea dimitir como entrenador del conjunto albiazul y señaló que tiene "una conversación pendiente" con el director deportivo del club, Sergio Fernández, pero que esperará unas horas porque está "caliente".

El asturiano explicó en rueda de prensa que su puesto es lo que menos le preocupa y que quiere ser "honesto con el Alavés". "Soy el primero que reconozco cuál es la situación y los números", dijo el preparador. "Me siento responsable desde que he llegado, no he hecho esta plantilla, pero creo que la salvación es muy posible, aunque mis números ahí están y es una realidad", incidió el "Pitu", que sólo ha conseguido 4 puntos desde su llegada el pasado 12 de enero (5 de 33 puntos disputados).

"Voy a esperar unas horas para pensar las cosas y meditar a ver lo que sucede", reflexionó el entrenador, que no aclaró si se siente con fuerzas para continuar en su puesto. Abelardo Fernández volvió a dejar fuera de la convocatoria a Lucas Pérez por segundo partido consecutivo y volvió a explicar su decisión con un jugador tan determinante. "Muy listo no me considero, pero tonto tampoco y si tomo esta decisión con un jugador de su calidad es muy meditada", manifestó. "Me ha faltado el respeto a mí y a sus compañeros", reveló el preparador que insistió en que "no es un calentón de un día".

Sobre el partido además dijo que los primeros ocho minutos estuvieron "muy bien porque el Celta no pasó de medio campo", pero del minuto 8 al 20 ha sido "lamentable". "Parecíamos el infantil del Alavés y te pones con 0-3, el partido acabado y así es muy difícil remontar". "Álvaro Cervera dijo que se salvará el que menos errores cometa y hemos cometido muchos", destacó Abelardo que no le encontró explicación a lo que hizo su equipo en la primera mitad. "Soy sincero y hoy hemos merecido perder. Digo las cosas como son", consideró.