Luis García Plaza volverá a enfrentarse en un partido oficial al CD Castellón este fin de semana. El técnico madrileño, ahora al frente del RCD Mallorca tras un fugaz paso por el Villarreal, lo hizo por última vez en un partido sin duda especial que marcó el inicio de un duro peregrinaje por el desierto de los albinegros y que supuso el lanzamiento de su carrera deportiva. Fue un 13 de junio de 2010. Aquel día se enfrentaron Levante y Castellón en el Ciutat con un triunfo granota (3-1) que sellaba el ascenso de un Levante que apenas 10 meses antes apenas tenía jugadores y estaba en una delicadísima situación socioeconómica.

Ahora Luis García llega Castalia con un Mallorca que también busca el ascenso a la máxima categoría. En el año 2017 el Levante UD rememoró aquella histórica gesta y el propio Luis decía: "Aquel Levante venía de una época muy mala, endeudado, que hizo hasta una huelga y se duchaba a veces sin agua caliente. Fue un ascenso muy sentimental, labrado poco a poco. Fue muy bonito". "Nadie apostaba por nosotros, pero lo conseguimos", advirtió Juanlu en su día mientras Pallardó decía: "Quizás nos infravaloraron". En el minuto siete de aquel partido Xisco y Juanlu ya habían marcado dejando el partido resuelto, pero la explosión de júbilo llegó al final con imágenes memorables.

Luis García y Pedro Rostoll, conocido por Menotti, habían llegado Orriols desde el banquillo del Benidorm y pese a la incertidumbre, la apuesta les lanzó a la elite del fútbol español-