El culebrón Neymar está de vuelta y en París lo saben. Tanto es así que el conjunto galo trata cortarlo de raíz logrando la firma del brasileño en una renovación que quedó hace meses pactada pero sigue congelada a día de hoy. El PSG es consciente de que los rumores sobre una posible salida al Barça serán papel mojado si el extremo sella la ampliación de su contrato, el problema es que 'Ney' también sabe que es la clave de la partida de póker. Según asegura L'Equipe este jueves, el club galo se ha puesto nervioso y presiona al ex del Santos para que complete su renovación antes de jugar ante el Manchester City. Es decir, en menos de dos semanas.

El citado medio asegura que el PSG ha pedido a Neymar que acabe con todas las especulaciones estampando su firma en un contrato ya preparado. No solo eso sino que los dirigentes galos no quieren que tanto el tema Neymar como el caso Mbappé sean un ruido extradeportivo que pueda afectar a la concentración de la plantilla de cara al doble duelo en semifinales de Champions frente al Manchester City. De ahí que la entidad parisina quiera dejar el tema solucionado en menos de 12 días, cuando se disputará la ida de 'semis' ante el conjunto de Guardiola.

La idea del PSG es que Neymar firme hasta 2027, momento en el que el brasileño tendría 35 años y se encontraría ya claramente en los últimos coletazos de su carrera. De esta forma, con un contrato tan largo, el PSG espera compensar el hecho de que su ficha anual no se verá prácticamente incrementada a causa de la pandemia. Ahora es Neymar quien tiene la palabra; si se mantiene firme en su deseo de reunirse de nuevo con Messi, el PSG podría verse obligado a negociar con el Barça. De lo contrario, si el brasileño palpa que su traspaso al Barça es casi imposible, acabará firmando y enterrando de una vez por todas el inacabable culebrón.