Desde el hotel de concentración, Xisco y Miguel Ángel Muñoz, entrenador y técnico asistente/analista del Watford, atienden a Superdeporte con el conjunto inglés en segunda posición tras una racha sensacional desde la llegada de ambos a la entidad de Vicarage Road. Ambos analizan, entre otras cosas, su trayectoria en la Championship, explican cómo se gestiona un vestuario de élite, hablan de jóvenes como Ismaila Sarr y Joao Pedro y explican cómo ven a Valencia y Levante desde la distancia.

Lo primero, ¿cómo están?

Miguel Ángel: Estamos disfrutando. Es una experiencia preciosa, en un club con un gran objetivo. Trabajando duro y mucho, es nuestra filosofía, los resultados a veces acompañan o no y estamos teniendo suerte en que sí. Pero sobre todo disfrutando.

Xisco: Con responsabilidad. Una responsabilidad muy importante. Pero transmitiendo y consiguiendo objetivos que teníamos. Todo lo que está transmitiendo el equipo... Veo a los chicos que lo disfrutan y desde el cuerpo técnico queremos transmitir eso. Todo es más fácil entendiendo el error, simplificando el error. Es importante equivocarse. En el fútbol esos errores te tienen que hacer creer y darle confianza a la persona que los comete. Porque son personas. Y se crece desde ese punto de partida.

Ahora volvemos al Watford. Me interesa esa etapa en Georgia. Salir de España, una liga menor que ya conocía como jugador Xisco. ¿Da vertigo coger el trabajo en una liga no tan reconocida?

Xisco: Tuve la suerte de dejar el fútbol en Segunda y entrar en el cuerpo técnico como segundo. Sí es verdad que por licencia no podía ejercer. Pero la experiencia de salir fuera... es importante conocer todo y saber de todo y no quedarse en la zona de confort. Como jugador ya busqué esa experiencia y como entrenador fue lo mejor que me pudo pasar. Gracias a eso ha llegado esta oportunidad.

Miguel Ángel: Si me permites Pablo, Xisco ya en los últimos años como jugador tenía inquietudes, ya tenía ideas y ya iba viendo ideas distintas de trabajar. No es algo que deja el fútbol y le llega PAM. Él ya tenía esa visión y eso fue clave.

Xisco: Tenemos la suerte ahora muchos exfutbolistas de poder coger un equipo y siempre digo lo mismo: has sido futbolistas y has vivido del fútbol pero eso te sirve 15 días. Te has ganado el respeto por ejemplo por encima de lo normal de otra persona. Pero luego tienes que tener conocimientos, porque el jugador te valora por eso. Llega un momento en el que más allá de haber sido exfutbolista tienes que dar soluciones, estar formado... porque si luego aparecen los problemas no puedes equivocarte con ellos.

Hablan constantemente del error. La vida del entrenador vive con ese 'error' constante ¿no? Se gana y no pasa nada. Se pierde y está el foco. ¿Fue demasiado grande ese salto en cuanto a presión de Georgia a Championship?

Xisco: He tenido suerte con el staff que tengo. Gente muy preparada. Es una experiencia bonita y estamos preparados para la situación. No me guío por resultados. Soy un ganador y quiero ganar, está claro que se aprende y uno tiene que ganar siempre pero también entiendo el proceso. Y trato de hacer entender al jugador que eso es importante. A partir de ahí el resultado es importante. Siempre es más fácil trabajar con el estado de ánimo positivo. La primera reunión con el presidente fue brutal la comunicación que tuvimos porque entendíamos que había el mismo proceso.

Ahora vamos a los resultados. Intuyo que me dirán que sí porque el equipo de trabajo siempre piensa en positivo pero no me creo que antes de coger al Watford pensaran en una racha de resultados así. Un impacto tan brutal.

Xisco: No me lo esperaba... (se ríe). Es verdad. No para joderte, pero es verdad. Cuando un equipo no consigue ganar fuera de casa que había un problema fuera de casa. De 10 partidos se habían ganado 2. Modificar todo es complicado. Es difícil. Sobre todo, lo más fácil ha sido poner objetivos muy cortos y el nivel de la plantilla sabíamos que era alto. Tenemos buenos jugadores. ¿Dónde estaba el problema? El margen de error era cero. No podíamos fallar. Teníamos muchos puntos de desventaja con los de delante. El promedio de puntos nuestro es de 70 o 75 por cien de victorias. Ningún staff aquí ha hecho eso. Queremos llevar eso hasta el último momento para conseguir la segunda plaza. Que es un objetivo que no me preocupa. Porque para nosotros el proceso es lo más importante. Somos ambiciosos, ojalá cojamos al primero. Para ganar se tiene que crecer, madurar, ser flexible, etc. En el fútbol... quizá uno de los mejores partidos que hemos jugado lo hemos empatado. Y algún partido que hemos jugado fatal lo hemos ganado.Por eso a día de hoy nadie esperaba tener este porcentaje.

Miguel Ángel: Cuando él se reúne con el presidente lo que le transmite es que hay que ganar evidentemente pero no es el resultado lo que le preocupa. Primero hay que hacer un equipo con identidad, modelo de juego, que sea dominador. Estamos dando esos pasos. Ves al equipo y ahora lo ves estable en cuanto al juego, ves diferentes partidos en cuanto al juego y sistemas. Están acompañando resultados. Así que perfecto.

Entrevista a Xisco y Miguel Ángel Muñoz

Habla de modelo de juego. Más allá de sistemas, una de las cosas que más preocupa es la identidad. El Eibar por ejemplo, más allá de resultados todo el mundo sabe a qué juega el Eibar. Eso es lo que busca también el entrenador. En su caso Miguel Ángel, ¿qué cambio ha sufrido o notado con respecto a la diferencia de implantar estilo/identidad de Inglaterra a España? Debilidades, fortalezas, equipo propio, equipo rival...

Miguel Ángel: Lo primero es empaparte. Ver muchos partidos. Ver a todos los equipos de LaLiga. Estudio minucioso, estadístico y de juego de situaciones que se dan en estos partidos. Diría que es una liga que es complicado tener dominio sobre el juego aunque lo estamos consiguiendo. Muchos equipo dominan el juego directo, algo que genera segundas jugadas, distracciones, desorden... tienen jugadores para ello muy buenos. Que dominan eso. Eso genera muchas veces un descontrol en el juego. Es importante no contagiarte de ese juego, que es complicado. Es una liga con jugadores de mucha calidad. Estoy gratamente sorprendido por la calidad y el nivel físico. En la Championship hay dos partidos dentro de uno mismo. Hasta el minuto 70-75 son de un tipo. Los finales son otro. Para el espectador son preciosos esos finales

Para el entrenador no son tan bonitos esos finales...

Xisco: No lo puedes controlar. Son cosas... lo único que puedes coger es la pelota. Ellos te sacan a 4 delanteros de 1,90 y cómo frenas eso. Saque de banda desde cualquier parte de tu campo te la meten dentro del área. ¿Cómo controlas eso? No le puedes dar seguridad al juego muchas veces. O has matado el partido antes o es difícil darle una seguridad. Igual no te generan peligro de una jugada inicial, pero sí con una segunda, un penalti, una falta... son acciones que son difíciles de parar y de trabajar. Son acciones complicadas.

Haciendo un análisis del proceso que habéis vivido en el Watford. Llega el primer partido y está Capoue, el segundo no juega pero sí está en el club y luego es cuando se marcha. ¿Perder un jugador así trastoca los planes o ya estaba en la hoja de ruta y hablado cuando os hacéis cargo del club?

Xisco: Para mí está claro que Capoue es un grandísimo jugador, pero con la reunión con el presidente ya sabíamos qué es lo que podía pasar. Hay jugadores que estaban por encima del mercado. Capoue se va. Domingos Quina se va al Granada. Han venido otros jugadores... Es algo de lo que no nos podemos quejar. El que se quedó se quedó y ellos fueron muy profesionales con nosotros. Los que tenemos ahora mismo están haciendo un gran trabajo.

Habla de la profesionalidad de los jugadores. ¿Notan un cambio en el futbolista actual con respecto al pasado? Conceptos, inteligencia, interés por el juego, físico...

Xisco: Ha cambiado mucho el fútbol. Cada vez se va a ajustando más al detalle. Son cosas que el fútbol... el jugador de ahora interpreta algo diferente pero es más ordenado tácticamente. El fútbol avanza, el jugador también. Tiene cosas buenísimas. El físico ahora es importantísimo en un jugador. La mejor condición que puede tener una persona es el aprendizaje. No es tan importante los conocimientos que tengas sino lo que eres capaz de aprender hasta que termines tu carrera. Hay jugadores que tienen unas capacidades y otros que tienen más capacidad de aprender que durante el año entienden el espacio, timing, etc.

En su caso Miguel Ángel, ¿nota que la conversación es bidireccional? ¿Hay interés y opinión del futbolista en lo que pasa?

Miguel Ángel: Depende de los hábitos que le crees al grupo. Lo importante es que no vean el vídeo como una amenaza, que lo vean como una ayuda. Ellos son protagonistas y es importante lo que piensan y cómo leen cada situación y a partir de ahí darle naturalidad y normalidad. Trabajamos mucho el vídeo individual pero no en el que se repasan errores solo. Tienen que ponerse diferentes situaciones a mejorar. Y en el que él, tomando un café, con el míster... que comente las cosas de manera natural.

Xisco: Es algo normal. Cuando hablas con el jugador es como si hablaras conmigo hace 5 años. Tienes que ser claro. Tu le tienes que decir, ¿me compras esto? Estás seguro con esto. ¿Te gusta esto? ¿Podemos darle una vuelta? Crees que si buscamos un paso más seremos mejores. Me da igual 8, 15 o 25. En el momento en el que veo que ha desconectado lo dejo. Nosotros no estamos para corregir, sino para ayudar. Para darte otra visión distinta a lo que ves tu en el campo. Miguel Ángel por ejemplo les da muchas facilidades con el vídeo. Es una manera de que se sientan cómodos.

Hablemos de los jóvenes. Ismaila Sarr y Joao Pedro. ¿Hay demasiada prisa con los jóvenes? Comentadme cómo es la gestión de estos casos y en concreto de ellos dos.

Miguel Ángel: A nivel de mercado a veces el mercado te marca los tiempos. Los clubes firman jóvenes. Hay un montón de ojeadores de talentos precoces. Como experiencia personal no lo vivo así. Disfruto de estos jugadores y de los otros. Tanto Joao como Ismaila son jugadores que sobresalen por sus condiciones individuales y por cómo se adaptan al grupo. A nivel personal me quedo con ellos y con los otros 20 también. Tenemos una suerte muy grande.

Xisco: Los chicos tienes que entender que son niños de 19, 20 y 21 años. Tienes que saber controlarlos a nivel emocional. Al final no dejan de ser niños. Les tienes que hacer que disfruten con lo que hacen. Muchas veces les generas una presión que haces que tomen el camino equivocado. La presión, responsabilidad, lo que se ha pagado por ellos les puede pesar... Yo les hago entender que hay que disfrutar. No pasa nada. Forma parte equivocarse y llevarlo hacia adelante. Estamos hablando de dos grandes jugadores. Hay que mimarlos, educarlos, hacerles ver que para ser grandes jugadores tienen que hacer cosas diferentes. Por supuesto. Están mirados con lupa y tienen que tener una confianza muy por encima del resto. Y una constancia. Lo que no se puede perder es la constancia.

Es complicado que estén alejados del ruido de prensa, redes sociales...

Xisco: Sí y no. Tiene cosas buenas y malas. Si a ti te ven claro y honesto es así. Yo te quiero ayudar. Yo por ejemplo me gustaría ver a Joao el nueve de la selección brasileña. A mí me encantaría. Estoy trabajando para ello. Es un reto personal y él lo sabe. Quiero que llegues a eso, que sacrifiques eso, que hagas más que esto... es algo brutal. Me gustaría ver a Sarr en un City, en un PSG, en un equipo muy grande. Tienes que perder tiempo con ellos. Miguel Ángel a vídeos los hincha. Los revienta. Pero ellos han cogido el método de que el vídeo me ayuda. Hoy en día mucha gente paga para que les hagas esos vídeos. Los propios jugadores se pagan sus analistas para que tengan otra forma de ver las cosas. Yo te lo ofrezco. Miguel Ángel te lo ofrece, si te lo tomas como alguien que te va a ayudar en tu carrera... Mi despacho es como ir al recreo. Antes llegaban se ponían las manos cruzadas y era en plan de a ver por donde... Ahora les digo, tú que te caes de la silla.

Vamos a una pregunta que seguro que a los compañeros de la media inglesa, seguro que les conocéis, les vamos a hacer reír. Estáis hablando de los vídeos, pero qué cara se le quedaba a los jugadores la semana en la que tocaba jugar contra el Wycombe y los defensas veían que tocaba chocar contra Akinfewa.

Miguel Ángel: La verdad es que el jugador en persona impresiona más. Es enorme. Al choque no es del todo lento, pero es verdad que es especial. Aquí es una leyenda. Le respetan muchísimo. En Championship en situaciones de duelo, balón arriba... tuvimos que adaptar situaciones a ello.

Xisco: Es jodido... qué hacer. Tienes que llevar a los jugadores lo más lejos del área. Cómo defiendes eso. Es verdad que tiene otras carencias. La presión no va a ser tan fuerte, pero esos últimos pelotazos y saques de banda es muy complicado pararlo. O le tomas el espacio o no lo coges bien.

¿Es el jugador más corpulento o más fuerte al que se han enfrentado?

Xisco y Miguel Ángel a la vez: Corpulento sí. Fuerte no.

Xisco: Es brutal el nivel de delanteros que tienen esas capacidades. Todos los equipos tienen uno o dos referentes arriba. A nivel físico son brutales. Son fuertes, rápidos, técnicamente son buenos. Me ha sorprendido para bien jugadores de casi dos metros que tengan esa capacidad y que tengan esa visión de juego.

Ya para terminar. Conocen de cerca a Valencia y Levante. ¿Cómo ven a los dos equipos?

Miguel Ángel: Es verdad que el Valencia está pasando por un momento de cambios y a nivel de club... conservo amigos allí. Lo están llevando bien, hay inestabilidad es complicado, pero a nivel de juego bien. A nivel de resultados no les ha acompañado la suerte a veces y con la calidad de futbolistas que hay estoy convencido, desde el conocimiento, que mejorará a nivel de clasificación.

Xisco: Yo soy más crítico... (se ríe). Al final el Valencia tiene un gran entrenador, está en un proceso donde hay nueva generación, equipo, el Valencia cuesta asimilar un proceso así. Es un equipo grande. En los equipos grandes no hay tiempo. Es jodido para el aficionado, entrenador, jugador... para todo el mundo. A partir de ahí, sé que están trabajando a tope y intentando hacer las cosas lo mejor posible. En el caso del Levante es una gestión ejemplar. Dentro de las limitaciones del equipo ha crecido muchísimo, ha ido avanzando y se ha hecho aún más grande. Tiene gente dentro que dirige que tiene un sentimiento especial por el club. Sé lo que siente Quico por el club. También desde el utillero hasta arriba lo que sienten. Es el plus que se necesita en una empresa para crecer. Me alegro de que les vaya tan bien en Primera, ese cambio, el estadio... es patrimonio del club.