Florentino Pérez ha renovado la presidencia para los cuatro próximos años y ha retomado la construcción de la plantilla para la próxima temporada. Cinco jugadores encabezan el primer borrador de una lista negra de hombres con los que no cuentan, otra cosa es que consigan deshacerse de ellos pero Bale, Isco, Marcelo, Mariano y Odriozola no entran en los planes de la plantilla blanca 2021-22.

El problema con el que se va a encontrar otra vez el Real Madrid es que los descartados quieran irse; luego, encontrarles un destino que les guste y, por último, que les respeten el salario aunque sea el tiempo que tienen firmado con el club madridista. No será fácil. Los más difíciles de colocar van a ser Bale y Marcelo, cuyos salarios no se corresponden ya al rendimiento que tienen. El galés cobra 15 millones netos y el brasileño más de 11.

Isco tiene más cartel y clubes interesados en su fichaje. El problema vuelve a ser los casi siete millones netos que tiene de ficha, cantidad que para equipos como el Sevilla, interesado en el malagueño, es prohibitiva. Será más complicado traspasarlo si a lo que cobra se suma una cantidad por la venta, salvo que aparezca uno de los grandes equipos europeos y el jugador quiera irse porque, como Bale y Marcelo, tiene contrato hasta 2022.Los siguientes en la lista son Mariano y Odriozola. El donostiarra tiene mercado, aunque los blancos no recuperarán ni de lejos los 30 millones que pagaron por él. El que lo fiche está obligado a respetarle los tres millones netos que cobra hasta 2024. Mariano se ha negado a irse en las dos últimas temporadas. Acaba en el 2023 y cobra 4 millones netos. La cuestión es que asuma su salida, algo que no ha hecho. Por último, la continuidad de Jovic va a depender de si fichan o no a un delantero. Tiene contrato hasta 2025 y cobra 5 millones netos.