29 de abril de 2021
29.04.2021
Superdeporte
EUROPA LEAGUE, SEMIFINAL (IDA)
Villarreal CF21Arsenal FC

La Cerámica y un penalti inventado dejan con vida al Arsenal

El Submarino vence, pero se queda con sabor agridulce y tendrá que sentenciar en el Emirates Stadium

29.04.2021 | 23:20
La Cerámica y un penalti inventado dejan con vida al Arsenal

Una victoria en la ida siempre es positivo. Más allá de recibir gol, viajar a Londres con una renta a favor era el principal objetivo. Pero visto lo visto, el Villarreal se marchó de La Cerámica con la sensación de dejar con vida al equipo de Arteta. Hasta el minuto 65, el Submarino fue superior pero la roja a Ceballos cambió el encuentro. El Arsenal, sin un ápice de magia ofensiva, encontró en un penalti inventado por el árbitro el camino perfecto a meterse en la eliminatoria. Y los de Unai Emery solo pudieron que lamentarse por ver cómo la eliminatoria pasaba de estar en el punto perfecto a un 2-1 con sabor agridulce.



Era vital empezar el partido metiendo miedo al Arsenal. Mostrar una señal de que no era superior ni mucho menos y que el cuadro amarillo tenía potencial de sobra para poder superar la defensa 'gunner'. ¡Y vaya si lo hizo! En el minuto cinco llegó el primer golpe del Submarino. Una conducción de Foyth acabó con el balón en la derecha para Chukwueze y desde que recibió el nigeriano , Trigueros levantó las manos, la pidió y esperó. No le llegó de primeras, pero tras un rebote de Samu, el 14 encontró el espacio para golpear y poner al Villarreal por delante en el marcador. Golazo del '14' y contexto perfecto para el equipo de Unai.

A partir de ahí tocó madurar el duelo. Pero el Arsenal, lógicamente, no lo puso fácil. Encontró algo de ritmo con Bukayo Saka, el mejor de los suyos, pero a Odegaad y Smith Rowe les costaba entrar en juego. Eso sí, al Villarreal le costó mucho más salir que en esos primeros cinco minutos de éxtasis amarillo. A pesar de eso, el cuadro de Unai Emery tenía una carta guardada con el balón parado, donde el Arsenal mostró otra de sus debilidades . Lanzó Parejo, peinó Gerard Moreno y Albiol apareció para hacer el segundo tanto del partido contra el cuadro de Arteta.

Con el 2-0, el Villarreal bajó el ritmo un poco y el Arsenal entró en estado de 'shock'. Sensación extraña en un tramo final de primer tiempo en el que el Submarino no quería arriesgar y al cuadro 'gunner' no le podían las piernas.
El segundo tiempo por su parte empezó con el Villarreal de nuevo superior. Rulli no tenía que entrar en juego prácticamente. De hecho, el Arsenal parecía tocado y el Submarino llegaba con Gerard Moreno y Chukwueze. Especialmente clara fue la acción del '7' que salvó Leno y envió fuera el cuero del atacante amarillo.



Y curiosamente llegó el punto de inflexión para el equipo dirigido por Unai Emery con una acción que, a priori, debía ser celebrada. Ceballos se equivocó en una acción, fortuita y sin intención de hacer daño, pero acabó viendo la segunda amarilla y dejando a su equipo con uno menos. Y a partir de ese instante el Submarino entró en estado de dudas. Tanto en ataque como en defensa. Arriba se falló cuando se pudo matar y en defensa apareció un penalti, que no fue, de Trigueros. El centrocampista lo protestó y es que en la repetición se ve claramente como el '14' no hizo ninguna intención de derribar a Saka. Pero el árbitro, que ya tuvo ganas de pitar uno en la primera parte y se hacía el 'remolón' mientras el VAR le avisaba, no dudó y señaló los once metros. Pepé no perdonó y el Arsenal se colocaba a un gol.


Curiosamente minutos antes se había retirado Foyth lesionado y unos instantes después Capoué lo hacía también por una acción fortuita en la que además acabó expulsado. Y visto lo visto no tiene buena pinta ni lo del lateral, ni lo del central. Tampoco el resultado. Un 2-1 que el Submarino habría firmado seguramente al arranque del choque pero que tras los 90 minutos no hizo justicia y que dio un excesivo premio al cuadro de Arteta.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.