La silla de Andrea Pirlo está más caliente que nunca con una Juventus que puede quedarse fuera de los puestos de la Champions League la próxima temporada, y sumó una nueva humillación este fin de semana en la goleada ante el AC Milán, uno de sus competidores.

"No puedo explicarme lo que ha pasado, pero no voy a dimitir. Mi trabajo sigue y estoy convencido de que puedo mejorar. Lucharé a lo largo de estas últimas tres jornadas, hasta que el club me lo permita", decía Pirlo tras el partido. Está claro que no tiene en mente dejar el cargo, pero sí sus dirigentes.

En este escenario, la Juve tantea diferentes opciones y la que más gusta es la de Zinedine Zidane, según informa la prensa italiana. Tuttosport ya clama al "adiós a Pirlo", mientas que La Stampa apunta al regreso de Zidane a Turín, esta vez en la banda del Juventus Stadium.

El mismo medio apunta a un baile de sillas en los banquillos, con una posible llegada de Maximiliano Allegri, ex de la Juventus, al Santiago Bernabéu este mismo verano.

"Se lo voy a poner muy fácil al club", decía Zidane sobre su renovación. El francés depende del resultado final de la carrera por LaLiga, de la que el Madrid se descolgó un poco este domingo tras empatar ante el Sevilla.