El banquillo del Real Madrid se quedó desierto... poco tiempo. La huída de Zinedine Zidane del club blanco no ha sido facilitada por Florentino Pérez, pero tampoco dificultada. De hecho, el entrenador francés se marchó cargando tintas contra el presidente más laureado del fútbol europeo. Tras una temporada de fracaso, toca cambiar el rumbo y resolver varios episodios abiertos.

Sonaron varios nombres para el banquillo, pero Pochettino, que llevaba tiempo siendo el favorito o las opciones Allegri o Conte quedaron atrás en la carrera con un viejo conocido: Carlo Ancelotti. El veterano técnico es un gran gestor de vestuario y es poco dado a insistir en traer a una u otra estrella. A sus 62 años y tras dejar el cuadro blanco, Carlo pasó por Alemania, Italia e Inglaterra.

En su vuelta al Real Madrid, está todavía por ver si podrá contar con Sergio Ramos, sin renovar todavía. También está por ver si finalmente Varane mantendrá su intención de abandonar el club; si pretenderá mantener vacas sagradas del vestuario como Marcelo, Isco o Hazard entre otros. Por el momento, lo único seguro es que David Alaba defenderá la camiseta madridista tras ser anunciado oficialmente.