Zidane ha dejado colgado al Real Madrid por segunda vez como técnico, y otra como futbolista, y como en las anteriores ocasiones, el incumplimiento de contrato le saldrá gratis. Según explica ‘Bernabéu Digital’, tras vivir en 2018 un primer adiós a la francesa -nunca mejor dicho-, Florentino Pérez incluyó en el contrato una cláusula de penalización de 10 millones si una de las dos partes concluía anticipadamente la relación.

Pese a que este segundo adiós no gustó a Florentino, el presidente decidió no ejecutar la cláusula como muestra de buena sintonía y con el objetivo de dejar la puerta abierta a un posible nuevo retorno del galo en un futuro.

Despedida por carta

Para su sorpresa, este gesto no evitó la durísima nota de despedida de Zidane, que esperó a lanzar sus crítica después de haber firmado su salida. La actitud del galo ha molestado en el seno del club, incluida la afición que se ha tomado la marcha de Zidane como una traición. A Florentino también le sentó muy mal, al que consideraba algo más que un simple entrenador. Aun así, el presidente ha mantenido su decisión de liberar al francés de la penalización y no se replantea exigírsela como represalia por su salida. Una decisión que la hinchada madridista no comparte.