“El mejor contrato de su carrera”, destaca ‘De Telegraaf’. “La jerarquía en Europa está cambiando; el PSG está subiendo y el Barcelona, bajando”, argumenta el ‘Algemeen Dagblad’. Son algunas de las razones que expone la prensa holandesa a la hora de explicar el repentino giro de guion del ‘caso Wijnaldum’, el futbolista holandés que firmará por el PSG cuando tenía un acuerdo ya prácticamente cerrado con el Barça. Fuentes de la negociación han desvelado que el PSG convenció al centrocampista holandés -campeón de la Premier y de la Champions con el Liverpool- con un jugoso contrato de diez millones de euros anuales. La cifra es inasumible para el Barça.

Para varias generaciones de holandeses, el Barça representaba la quintaesencia del fútbol. Pero esa idea está cambiando. No solo porque el equipo azulgrana solo haya jugado una de las diez últimas finales de Champions, o porque en 2020 encajase un 2-8, o fuese eliminado por el PSG en los octavos de final hace tan solo unos meses. A esa pérdida de jerarquía se añade el hecho de que el Barça lleve dos temporadas sin ganar la Liga. Aún perdura el brillo de Messi, pero cada vez son más los jóvenes holandeses que se dejan deslumbrar por figuras como Neymar o Mbappé, ambos en el PSG.

La prensa holandesa destaca que en los últimos años, el PSG ha ganado fuerza en Europa al mismo ritmo que el Barça la ha perdido. También pone de manifiesto que en la negociación con Wijnaldum, el Barça acudió desde una posición de debilidad (tanto deportiva como económica), mientras el PSG adoptó una postura mucho más positiva y seductora, encarnada en Leonardo. En 2015, el PSG ya había preguntado por Wijnaldum, pero el holandés prefirió el Newcastle, tras abandonar el PSV.