Mikel Merino es uno de los jugadores de moda de Europa. No se trata de una joven promesa, sino de una joven realidad. Hablamos de un mediocentro con capacidad para defender, cortar, organizar el juego, llegar con peligro desde segunda línea o incluso ser un filón de cabeza en las jugadas a balón parado. Es evidente que el FC Barcelona necesita algunas piezas que renueven a una generación venida a menos y aquí es donde surge el nombre del centrocampista navarro de la Real Sociedad.

Merino es feliz en Anoeta, siendo junto a Oyarzabal, la pieza más importante de un equipo que jugará en Europa la próxima temporada. Remiro, Silva o Isak son otros de los hombres destacados de una temporada en la que la filosofía de Imanol ha imperado de principio a fin. El canterano de osasuna tiene contrato hasta 2025 y una cláusula de 60 millones que ya se le ha quedado pequeña al internacional absoluto.

Pues bien, según 'Esport 3', Koeman está enamorado del juego de Merino, pero desde el club son conscientes de que tiene un precio prohibitivo. El técnico holandés pidió a Wijnaldum por tratarse de un perfil a coste cero y con experiencia, pero finalmente se lo llevó el PSG. Ahora parece que tocará rascarse el bolsillo. No parece que la Real aceptara una oferta menor. Los easotarras pagaron 12 y son conscientes de que vale los 60 de su cláusula y por ello están intentando renovar de nuevo al talentoso futbolista. En cualquier caso, hay que recordar que Merino lleva años siendo objeto de deseo culé, ya que tras su brutal debut con Osasuna, intentó su contratación, pero el Borussia apostó más fuerte y las necesidades económicas del conjunto rojillo obligaron a precipitar su venta.