Keylor Navas, guardameta del conjunto parisino representó el descontento por el nuevo fichaje del portero italiano Donnarumma, que se hará oficial después de poner fin a la celebración de la Euro en Wembley.

El diario francés señaló el enfurecimiento del exjugador 'granota' hasta el punto de buscar otro club que cumpla sus exigencias, pero le frena el hecho de no ganar lo mismo, ya que no todos los clubes europeos pagarán doce millones de euros por un portero con su elevada edad.

Sus intentos iniciales se centrarán en competir, aunque el fichaje italiano llegó pisando fuerte por la disputa con la selección italiana y el buen nombre que le da su representante Mino Raiola.

Sin embargo, la decisión del guardameta es decisiva, aunque desde el seno del club han intentado convencerle y,  finalmente el ‘tico’ afirmó su constancia en el conjunto para luchar por su puesto. Su respuesta no será muy tardía, ya que la Roma de Mou ha preguntado por Keylor y está pendiente de lo que suceda.