Gareth Bale comunicó al Real Madrid que no quiere marcharse cedido o traspasado, sino que prefiere quedarse en el club durante hasta 2022, justo el año que le queda de contrato con la entidad.

El Real Madrid no contaba inicialmente con Gareth Bale de cara a la próxima temporada 2021/2022. Sin embargo, el rechazo mostrado por el jugador por aceptar un traspaso o una nueva cesión ha obligado a replantear la situación a los dirigentes madridistas. Bale ha avisado de que no pondrá las cosas fáciles, ya que su máximo deseo es cumplir el año de contrato que le queda con el Madrid.

El club madridista tenía como objetivo abrir la puerta de salida de Bale para ahorrar en su elevada tasa de 15 millones de euros netos anuales, la más alta de la plantilla. La decisión de Bale se contrapone a la de la entidad, pero la solución es difícil y todo apunta a que Bale seguirá en el Real Madrid.

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid CF, asumió hace tiempo que Bale no seguiría los pasos de Cristiano Ronaldo y que su elevada ficha sería un coste excesivo para el club, más en tiempos de pandemia.

La salida de Zidane y la llegada de Carlo Ancelotti le sirvieron de coartada al futbolista para justificar la decisión de continuar en el equipo madridista. De esta forma, espera mantenerse en activo hasta el Mundial de Catar en 2022, utilizando al club para mantenerse en forma para volver a jugar con Gales, el verdadero 'equipo de su corazón'.