El futuro de Eriksen sigue estando lejos de los terrenos de juego. Al menos de primer nivel, tal y como indicó Francesto Braconaro, técnico de la Federación Italiana. "No podemos aprobar plenamente que juegue en Italia. Si a este jugador le quitan el desfibrilador y un especialista demuestra que está bien, podrá jugar en el Inter", dijo.

Sin embargo, el impedimento por el que el centrocampista danés no puede competir es porque la Serie A impide que jugadores con un ICD (desfibrilador cardioversor implantable) participen en su competición. No en vano, si se le retira, podrá jugar sin problemas, aunque su situación será evaluada por los médicos del Inter cuando vuelva de vacaciones.

Daley Blind, jugador del Ajax, porta un desfibrilador como Eriksen, pero a él le permiten jugar tanto su campeonato doméstico como la Champions o la Europa League, ya que no hay ninguna ley que se lo impida.