Pep Guardiola se las estaba prometiendo muy felices este verano. El técnico español lo logró el objetivo principal de ganar la Champions, pero estuvo tan cerca que sabe que su club volverá a tratar de concederle todos los fichajes que pida. Sin ir más lejos, desde su llegada son casi 1.000 millones de euros los que ha invertido en fichajes el Manchester City, mientras que 'sólo' ha ingresado 350 kilos por ventas. Y eso que por el momento no ha gastado un euro.

Las salidas de jugadores como Agüero, Angeliño (estaba cedido en el Leipzig), Harrison o Nmecha supondrán una capacidad mayor de acometer fichajes, ya no tanto por el dinero ingresado, sino por las fichas que liberan. En este contexto, las aspiraciones de Guardiola pasan por solicitar los fichajes de Haaland o Kane para la punta de ataque y la de Grealish. Pues bien, el centrocampista inglés del Aston Villa parecía haberse decidido por el City este verano después de haber coqueteado en el pasado con el Manchester United, pero el Chelsea se ha cruzado por medio. Es más, los de Londrés miran de reojo a los tres jugadores favoritos de su rival.

Según Tuttomercato, los de Tuchel van a tratar de acometer el fichaje del 'villano'. Su club actual no lo va a poner nada fácil y solicita 120 millones por su estrella mientras prepara una oferta de renovación para terminar de espantar a todos sus pretendientes.