Monchi siempre tiene un ojo puesto en las nuevas promesas del fútbol, ese grupo de jugadores en edad de JJOO que todavía no han dado el salto a una gran liga y que se pueden adquirir a un precio más que asequible. La salida de Bryan Gil al Tottenham sólo se entiende por la enorme oferta que llegó en forma de Lamela y 25 millones de euros. Ya se sabe, el Sevilla es un club que compra barato (en general) y vende caro.

Y aquí es donde encaja el nombre de Noa Lang. Se trata de un canterano del Ajax. Buena escuela. Tras una campaña cedida en el Twente y otro en el Brujas, gran formador de jóvenes talentos, los belgas han ejercido la opción de compra de 6 millones. Raro que estos paguen una cantidad tan elevada si no es porque calculan que pueden sacar muchísimo más en no mucho tiempo. Pues bien, en sólo 24 partidos, este extremo anotó 14 goles y dio 8 asistencias, toda una barbaridad.

El Sevilla de Monchi se ha fijado en este talento de sólo 22 años, pero también el Leeds de Bielsa, que con peor proyecto deportivo pero mucho más dinero podría intentar llevárselo este mismo verano. Por el momento se habla de intenciones de ofrecer 12 kilos, cifra que se queda corta para los intereses de los belgas. Veremos.