Tal y como avanza el diario Sport, a la Junta Directiva del FC Barcelona no le ha sentado nada bien que el lateral zurdo español no quiera bajarse un solo euro de su contrato.

Y es que Jordi Alba, aún siendo ahora uno de los cuatro capitanes de la plantilla, no ha mostrado ningún gesto con la delicadísima situación económica que atraviesa el Barça.

Aún quedan semanas y al parecer el lateral podría haber dado el visto bueno a un aplazamiento. Sin embargo, por el momento no hay nada confirmado.

Mientras, el Barça estaba sin poder inscribir a sus fichajes y finalmente lo hizo por el gesto de Piqué. La considerable baja de sueldo del central permitió al club inscribir a Memphis y a Éric García.