Después de que el Hércules solicitase poder disponer de un aforo de 10.000 personas para su próximo partido ante el Mar Menor alegando que a tan solo veinticinco kilómetros de distancia, otro club de la provincia de Alicante, en alusión al Elche, podía albergar a 20.000 espectadores inicialmente (ahora la cifra puede aumentar), este martes ha llegado un revés judicial para la entidad blanquiazul, que se las prometía más felices si cabe después de que Sección Cuarta Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJCV) de la Comunidad redactase un auto por el que acordó suspender cautelarmente la decisión de la Generalitat de limitar a un máximo de 20.000 espectadores el aforo en los estadios de la Comunidad que albergan competiciones profesionales de fútbol.

El Hércules confiaba en que se le permitiese ampliar el aforo del Rico Pérez este fin de semana ante el Mar Menor. Sin embargo, el club ha informado este martes de que la Dirección General de Salud Pública y Adicciones de la Generalitat ha desestimado su la petición de ampliar el aforo ante lo que la entidad, en un comunicado oficial, asegura que respeta la decisión administrativa, pero “no comparte la resolución” y promete que en “aras de defender los intereses de la entidad y de la afición” volverá a presentar esta petición para próximos compromisos ligueros.