La detención del proceso de profesionalización de Primera Iberdrola, máxima categoría del fútbol femenino español, ha hecho que el sindicato mayoritario de futbolistas, AFE, haya hecho un comunicado en el que amenaza con tomar medidas si dicho proceso no se reactiva. El sindicato, tras mantener una reunión con jugadoras de los clubes de la máxima categoría, ha desvelado la decisión del CSD, con el que mantuvo una reunión este jueves, de convocar un cónclave de todos los clubes la próxima semana para desbloquear el proceso e incluye en su exposición una advertencia: "Si esos plazos se dilataran más allá de mediados de octubre, una vez más, este sindicato y las jugadoras defenderán su liga con aquellas medidas que en derecho les corresponden".

En ese escenario aparece en el horizonte el último precedente en la materia cuando la lucha por su convenio colectivo hizo que las jugadoras convocasen una huelga en noviembre de 2019. Fue en la novena jornada del Campeonato de Liga cuando el balón se quedó parado, no disputándose ninguno de los ocho partidos fijados para el fin de semana del 16-17 de noviembre, y AFE ya se refirió a aquel hecho como "una huelga que ya forma parte de la historia del deporte español".