Manuel Ruiz de Lara es el encargado del caso de la Superliga y este ha dado un plazo de cinco días a la UEFA para que anule las sanciones contra los clubes fundadores de la Superliga. Además, la UEFA deberá constatarlo así en la web oficial de la organización o procesará a Aleksander Ceferin por un delito de desobediencia.

Según el juez, la UEFA está "al margen del Estado de Derecho, en abierta promoción de prácticas que comprometen el principio de libre competencia en el mercado relevante de organización de competiciones de fútbol profesional en la Unión Europea".

"La UEFA ha tenido una voluntad obstaculizadora tendente a consolidar prácticas anticompetitivas. La pasividad y omisión en torno a las medidas cautelares adoptadas y respecto a los requerimientos efectuados no vienen sino a certificar por parte de UEFA una estrategia rebelde tendente a frustrar el cumplimiento de las resoluciones judiciales en aras de hacer efectivo el peligro de mora procesal que se pretende enervar con la adopción de medidas cautelares", añadió el juez.

"Para dar cumplimiento a las medidas cautelares adoptadas no basta con un mero anuncio de suspensión sino que debe procederse a la anulación del mismo. El mantenimiento de los procedimientos disciplinarios, aún en situación de suspensión provisional, despliega por sí mismo los efectos de las prácticas anticompetitivas que el auto de medidas cautelares adoptadas inaudita parte pretende atajar", explicó. Por tanto, la UEFA está obligada a cumplir si no quiere verse imputada.