Uno de los culebrones del Barça parece haber llegado a su fin. Ansu Fati ha firmado ya su renovación con el club hasta 2027 y, al igual que pasó la semana pasada con Pedri, el hispano-guineano tendrá una cláusula de rescisión de 1.000 millones de euros.

El plan es que firme tras el partido del equipo de Champions frente al Dinamo de Kiev y que mañana el club lo haga oficial.

Su nuevo contrato se extenderá hasta el año 2027 y su salario tendrá un plus según los títulos que obtenga el extremo con el equipo.

Un Ansu Fati al que se agarra el Barça como opción de futuro tras la marcha de Messi y sobre el que se quiere construir el nuevo proyecto junto a jugadores como el ya mencionado Pedri, De Jong...