El Villarreal ganó en Berna y tiene cuatro puntos que le permiten ser segundo de grupo por detrás de un Manchester United que pese a empezar con derrota en la primera jornada y a empezar perdiendo su partido contra el Atalanta por 0-2, acabó remontando y es líder con 6 puntos.

El conjunto de Emery es segundo, aunque tiene los mismos puntos que el Atalanta que es tercero y es la diferencia global de goles (en el duelo directo quedaron 2-2 en La Cerámica) lo que le lleva a ocupar esa segunda posición por delante de los italianos.

Los goles de Alberto Moreno y Chukwueze en los minutos finales, unidos a los de Yeremy y Gerard al principio, sellaron el triunfo pero además en un hipotético empate final a puntos con los suizos pueden ser decisivos. Parece harto complejo que el conjunto helvético en La Cerámica pueda ganar por tres goles.

En ese contexto, y pese a las múltiples variables aún posibles, una posibilidad es que el partido contra los italianos en la última jornada del grupo, el 8 de diciembre a las 21:00 en tierras transalpinas, pueda tener un carácter vital para el Submarino.

Es cierto que antes deben recibir al Young Boys y también al Manchester United tras perder el Old Trafford 2-1. Si el Submarino fuese capaz de sacar esos dos partidos ante su afición sumaría 10 puntos, una cifra con la que el año pasado sin ir más lejos la lazio pasó como segunda de grupo e incluso el Real Madrid como líder.

Las conclusiones son que ante el Young Boys en la vuelta no se puede fallar y a partir de ahí, ganándole al United, el objetivo estaría casi conseguido.