Tras la eliminación del Sevilla de la Champions League, Monchi dio la cara una vez más. Lo hizo ante los micrófonos de SFC Radio, dónde admitió que había sido "una noche difícil, que tenemos que digerir poco a poco".

"Nos hemos encontrado con un resultado no esperado, había mucha ilusión puesta en esta fase de grupo. No hemos cumplido las expectativas y hay que afrontarlo con entereza y asumiendo los errores", prosiguió el director general deportivo del equipo andaluz.

En este sentido, del encuentro ante el Salzburgo destacó que “el gol de ellos nos ha hecho mucho daño, hemos terminado el primer tiempo bien, hemos empezado el segundo bien, en la ocasión de Munir nos ha faltado un poco de fortuna y luego el gol nos ha hecho daño y la expulsión de Joan nos han rematado".

Preocupación lógica de Monchi

Sin embargo, la gran preocupación de Monchi en este momento mira ya de cara al futuro y como recomponer a un vestuario que ahora mismo está hundido anímicamente. "Me preocupa más recuperar el ánimo del vestuario. La derrota es muy solitaria y tenemos que estar más juntos que nunca", aseguró el que fuera también en su día portero del cuadro andaluz.

"Es una noche de lamerse heridas, de reconocer errores, de levantar el ánimo y de pensar que dentro de 72 horas tenemos un partido importantísimo", insistió Monchi, que quiere el Sevilla mire "hacia delante con optimismo, reconociendo errores e intentando corregirlos".