La segunda semifinal de la Supercopa de España se decidió con un golazo de Nico Williams a la salida de un córner. El Athletic vio premiada su valentía y remontó el gol de Unai Simón en propia puerta. Ahora, el vigente campeón se medirá al Real Madrid en la final para tratar de revalidar el título.

Una de las imágenes de la eliminatoria se produjo con el partido ya concluido. Los hermanos Williams, Iñaki y Nico, se fundieron en un abrazo y el mayor de los dos felicitó al pequeño por haber anotado el gol que daba el pase al cuadro vasco. Acto seguido, ambos se dirigieron a la zona donde estaban ubicados los pocos aficionados del Athletic para buscar a su madre. Tras unos instantes luchando para que los hombres de seguridad dejaran aproximarse a su madre, finalmente los tres pudieron abrazarse y vivir un "momento mágico", como detalla el club.