El Newcastle necesita dos centrales antes de que se cierre este mes y, de momento no ha conseguido cerrar ningún fichaje. El jugador del Sevilla, Diego Carlos, es uno de sus principales objetivos pero el conjunto hispalense se mantiene firme y no quiere negociar por el jugador. Ante esta situación, el conjunto inglés ha cambiado de estrategia: poner encima de la mesa un sueldazo al jugador para que presione al club.

Monchi, de momento, sigue señalando a los 75 millones que marca la cláusula y eso tal vez haya hecho que el Newcastle cambie su hoja de ruta para tratar de firmar al jugador. Y están tratando de convencer a Diego Carlos para que presione. A falta de objetivos deportivos, ya que sólo puede aspirar a salvar la categoría en la Premier League, los británicos se han decantado por ofrecer dinero. Según aseguran los medios británicos, le han ofrecido un contrato con un sueldo semanal de unos 96.000 euros, lo que se traduciría en una cifra de más de cinco millones de euros anuales. Mucho más de lo que el Sevilla puede ofrecerle.

Al jugador brasileño aún le quedan dos años y medio de contrato, pero el Sevilla ya estaba hablando con él para asegurar su continuidad más allá de 2024. El propio jugador se daba por renovado hace un par de meses, aunque las prioridades eran otras y la firma aún no se ha producido. El Newcastle, por el 'fair play' financiero, no puede llegar a pagar su cláusula sin comprometer los otros fichajes que aún le faltan: otro central, un lateral zurdo y un mediapunta o un extremo. Por ello, sólo podría sacar a Diego Carlos a mitad de temporada con una oferta imaginativa que elevara esa última cifra y aseguraran pagos futuros.