El Barça sigue sumergido en el mercado en busca de grandes gangas que le permitan reconstruir el proyecto deportivo. Equilibrar la calidad de los futbolistas que aterricen en el Camp Nou con un bajo coste de traspaso es el objetivo de los culés.

En este sentido, el Barça tiene el foco puesto en Stamford Bridge, donde tres de los centrales finalizan su contrato el próximo 30 de junio; se trata de César Azpilicueta, Andreas Christensen y Antonio Rüdiger. El Barça cuenta con hasta seis futbolistas para la posición de central, aunque no todos tienen el futuro asegurado en el Camp Nou. Por ello, la dirección deportiva está atenta a la llegada de un nuevo jugador para reforzar el eje de la defensa.

Los dos nombres que más peso ganan en las oficinas del Camp Nou son los de Azpilicueta y Christensen. El navarro y el danés están por delante de Rudiger, aunque el alemán no está, ni mucho menos, descartado de la lista y sigue siendo una opción pese a que otros grandes clubes busquen la firma del nacido en Berlín.

Azpilicueta habría pedido una renovación en Stamford Bridge de dos temporadas más otra opcional, unas pretensiones lejos de las posibilidades que puede ofrecerle el Chelsea, por lo que su salida está encarrilada. Igual que la de Christensen, quien está por la labor de un cambio de aires tras siete temporadas en Londres. Por contra, Rudiger parecía tener las maletas hechas rumbo al Santiago Bernabéu, pero parecería estar decidido a quedarse en tierras londinenses.

La veteranía y polivalencia de Azpilicueta le situarían un peldaño por encima, ya que puede desempeñar la función de lateral derecho y central. Además, es una pieza clave en la selección española de Luis Enrique y ya ha compartido vestuario con varios compañeros, como Eric, Jordi Alba, Busquets, Pedri, Gavi, Ansu o Ferran Torres.