Diego Carlos no pudo contener su frustración tras el gol olímpico de Fekir, que empataba el derbi de la Copa del Rey entre el Real Betis y el Sevilla. Alfonso Pastor, que defendía la portería del primer equipo por segunda vez, reaccionó demasiado tarde y no pudo detener el envío del francoargelino.

Tras el tanto, el central brasileño no dudó en dirigirse al guardameta de 21 años con un gesto recriminatorio. La reprimenda se extendió durante varios segundos, hasta que Joan Jordán recibió el impacto del objeto por el cual se detuvo el partido. El marcador era de 1-1 tras el gol inicial del Papu Gómez y la diana del empate de Nabil Fekir.